Edición Sábado 3 de octubre de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

RECOBRANDO LIDERAZGO Y LUCHANDO CONTRA SU BRECHA INTERNA

Alemania celebra los 25 años de su reunificación

  • El 3 de octubre de 1990 terminaba un proceso vertiginoso que comenzó casi un año antes con la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989. Se ponía fin a cuatro décadas de división de Alemania.
14_A_Reunificacion alemana 03101990.jpg

Un nuevo capítulo. Alrededor de un millón de personas acudieron el 3 de octubre de 1990 a celebrar la nueva realidad alemana frente a la Puerta de Brandeburgo. Foto: Archivo El Litoral - Agencia DPA

 

Redacción El Litoral

Agencias EFE/DPA

La reunificación alemana, de la que se cumplen hoy 25 años, se selló después de un vertiginoso proceso en el que, en pocos meses, se puso fin de forma pacífica a una división de cuatro décadas.

El 2 de octubre de 1990, poco antes de la medianoche, el último jefe de Gobierno de la República Democrática Alemana (RDA), Lothar de Maiziere, definió el fin del Estado al que le quedaban pocas horas como “una despedida sin lágrimas”.

“Somos un pueblo. Seremos un Estado”, empezó De Maiziere su intervención.

La reunificación de Alemania era el fin de un proceso vertiginoso que se había gestado en el verano de 1989 con la emigración masiva de ciudadanos de la RDA a través de las fronteras abiertas de Hungría y había seguido con la llamada revolución pacífica que tuvo como punto culminante la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre.

El desenlace rápido y sin que de derramase una gota de sangre tomó por sorpresa a muchos y unos pocos años antes seguramente sólo hubiera sido imaginable como un sueño inverosímil.

“En la década de los años ochenta, la reunificación había desaparecido completamente del lenguaje del Gobierno alemán”, explica el historiador August Heinrich Winkler en un encuentro con la prensa extranjera.

“Después de la caída del muro tuvo que improvisarse mucho y se improvisó; los funcionarios alemanes rompieron con el mito de son incapaces de ser flexibles”, asegura Winkler.

El 28 de noviembre el entonces canciller federal, Helmut Kohl, presentó ante el Bundestag (Cámara Baja del Parlamento) su programa de diez puntos para la superación de la división de Alemania y de Europa -sin consultarlo previamente con sus aliados europeos ni con Estados Unidos- con lo que la reunificación entró a formar parte de la agenda política inmediata.

Sin embargo, el camino no iba a ser fácil, con recelos tanto en el plano internacional como en el interno.

Voces encontradas

El propio Kohl recuerda en el segundo tomo de sus memorias la hostilidad que encontraron sus planes en la cumbre europea celebrada el 8 y el 9 de noviembre de 1989 en Estrasburgo (Francia).

La primera ministra británica, Margaret Thatcher, constató iracunda que los alemanes estaban a punto de regresar después de que el resto de Europa los hubiera derrotado dos veces, mientras que su colega italiano, Mario Andreotti, alertaba de los peligros del pangermanismo.

Entre los líderes de la revolución pacífica en la RDA era mayoritaria la idea de una democratización del país, pero manteniendo la independencia frente a la antigua República Federal de Alemania.

El propio plan de Kohl estaba inicialmente concebido con un proceso en varias etapas -que pasaba por medidas de apoyo humanitario inmediato y la colaboración entre los dos Estados- pero en una visita a Dresde el 19 de diciembre constató que el terreno para la reunificación estaba más que preparado en la RDA.

“La manifestación con Kohl frente a las ruinas de la (iglesia) Frauenkirche dejó claro que la gente ya había avanzado bastante en el camino hacia la reunificación y que su plan de diez puntos había sido superado por la realidad”, constata el último informe del Gobierno alemán sobre el estado de la unidad.

Las únicas elecciones libres de la historia de la RDA, celebradas el 18 de marzo de 1990, dieron la victoria a una coalición de partidos encabezados por la Unión Cristianodemócrata (CDU), cuyo líder en el este, De Maiziere, se había comprometido a sellar la unidad alemana lo más rápido posible.

Faltaba lograr el apoyo internacional y el presidente de Estados Unidos, George Bush (padre), se mostró de acuerdo desde el principio.

Los socios europeos terminaron cediendo a sus reservas iniciales frente a la concesión de Kohl de acelerar el proceso de unión monetaria, con la que Alemania renunciaba al poder del marco alemán que el presidente francés, Francois Mitterrand, llegó a calificar de “bomba atómica” germana.

Quedaba pendiente la Unión Soviética, que en un primer momento mostró su oposición a que la futura Alemania unida perteneciera a la OTAN.

Sin embargo, el 31 de mayo de 1990 el presidente soviético, Mijail Gorbachov, cedió en ese punto e hizo posible el llamado Tratado 2+4, entre los dos Estados alemanes y las cuatro potencias aliadas (Francia, Reino Unido, EE. UU. y la URSS), que allanó el camino hacia la reunificación.

La puerta estaba abierta, pero no se sabía por cuanto tiempo porque “todo el mundo sabía la fragilidad de la posición de Gorbachov en su país y por eso había que proceder deprisa”, sostiene Winkler.

Así, sin demoras, el 23 de agosto de 1990 el Parlamento de la RDA voto a favor de la integración del país en la República Federal de Alemania y el 31 del mismo mes se firmó el tratado de la unidad, ratificado en septiembre por los Parlamentos de los dos países para su aplicación efectiva el 3 de octubre de hace 25 años.

Paso a paso

La reunificación de Alemania el 3 de octubre de 1990 cerró un proceso vertiginoso que comenzó casi un año antes con la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, que puso fin a cuatro décadas de división de Alemania.

- 9 de noviembre de 1989: El miembro del Buró Político del Partido Socialista Unificado de Alemania Oriental (SED) Günter Schabowski anuncia en una conferencia de prensa casi al pasar que la República Democrática Alemana (RDA) abrirá sus fronteras con efecto inmediato. Miles de alemanes orientales se agolpan en los puestos fronterizos esa misma noche para cruzar al oeste y el Muro cae después de 28 años.

- 28 de noviembre: El canciller de la República Federal de Alemania, Helmut Kohl, presenta en el Parlamento alemán un plan de diez puntos para la reunificación en el que presupone que el proceso demandará entre cinco y diez años.

- 10 de febrero de 1990: Kohl viaja a Moscú para reunirse con el jefe de Estado soviético y del Partido Comunista, Mijail Gorbachov. El líder soviético, padre de la política de reformas “Perestroika”, le dice que es asunto de los alemanes fijar la fecha y el camino hacia la unidad. En la ciudad canadiense de Ottawa, las cuatro potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética, Estados Unidos, Reino Unido y Francia resuelven entablar negociaciones con las dos repúblicas alemanas.

- 18 de marzo: En la RDA se celebran las primeras elecciones libres, en las que se erige como clara vencedora la alianza conservadora liderada por la Unión Demócrata Cristiana.

- 12 de abril: La Cámara Popular (Parlamento) de la RDA elige al democristiano Lothar de Maizière para el cargo de primer ministro. De Maizière forma una gran coalición cuyo objetivo será concretar la reunificación lo antes posible. La física Angela Merkel es nombrada viceportavoz del gobierno.

- 27 de abril: El subsecretario Günther Krause, por la RDA, y el director del banco emisor alemán, el Bundesbank, Hans Tietmeyer, por la RFA, lideran las primeras conversaciones oficiales para una unión económica y monetaria.

- 2 de mayo: Bonn y Berlín Oriental acuerdan tras fuertes debates y manifestaciones en Alemania Oriental implementar la tasa de cambio 1:1 entre las monedas de ambas Alemanias. La medida es tomada pese a los reparos de los economistas, que temían que esto provocase un aumento de la inflación por exceso de liquidez.

- 5 de mayo: Comienzas las negociaciones de las potencias vencedoras y las dos Alemanias, el llamado “Dos más Cuatro”, sobre los aspectos de política exterior y de seguridad de la reunificación.

- 18 de mayo: La RFA y la RDA firman el tratado de unión económica, monetaria y social, para Kohl “la hora en que nació la Alemania libre y unida”.

- 1 de julio: Entra en vigor la unión económica y monetaria. La RDA adopta el marco del oeste. Se suprimen los controles en las fronteras dentro de Alemania.

- 6 de julio: En Berlín Oriental dan inicio las negociaciones para el segundo tratado, el tratado de la unión.

- 16 de julio: Kohl y Gorbachov anuncian un acuerdo por el que Alemania seguirá siendo parte de la alianza militar occidental OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) y que determina la retirada de las tropas soviéticas de Alemania Oriental.

- 23 de agosto: La Cámara Popular resuelve la incorporación de la RDA a la República Federal de Alemania el 3 de octubre. La decisión a favor esta fecha obedece a que el 9 de noviembre, día de la caída del Muro, coincide con una de las horas más negras de la historia alemana. El 9 de noviembre de 1938 fueron asesinados judíos y quemadas sinagogas en pleno auge del nazismo en lo que se conoce como la Noche de los Cristales Rotos.

- 31 de agosto: En Berlín Oriental se firma el tratado de unión. Los Parlamentos de ambas repúblicas lo aprueban el 20 de septiembre con sendas mayorías de dos tercios.

- 12 de septiembre: Estados Unidos, la Unión Soviética, el Reino Unido y Francia y las dos Alemanias rubrican en Moscú el “Tratado sobre el acuerdo final con respecto a Alemania” por el cual Alemania recobra la plena soberanía.

La Unión Soviética intenta que se firme por separado un tratado de paz de la Segunda Guerra Mundial, pero cede a la presión de Alemania Federal, que recuerda que entonces deberían ser incluidos muchos otros Estados con los cuales el Tercer Reich hitleriano formalmente aún estaba en guerra y teme afrontar numerosos reclamos de reparación de guerra.

- 3 de octubre: A las 00.00 horas es izada la bandera negra, roja y gualda al son del himno nacional de la RFA delante del Reichstag, la sede del Parlamento de Alemania Federal. Cientos de miles festejan la reunificación en las calles de Berlín y muchas otras ciudades alemanas.



tapa
Opinión
por P. Hilmar Zanello
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
llegan�cartas
por ROBERTO CASABIANCA DNI. 6.250.460. ntegrante del Tribunal de Honor del Club A. Col�n.
Necrológicas Anteriores