Edición Sábado 3 de octubre de 2015

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

La isla de los muertos

La isla de los muertos

Poveglia es una pequeña isla situada entre Venecia y Lido en la Laguna de Venecia, al norte de Italia. Un pequeño canal la divide en dos partes y tiene una historia tenebrosa que actualmente la ubica fuera del alcance de los visitantes. La leyenda local dice que el lugar está maldito y lleno de almas en pena que aparecen por las noches.

 

TEXTOS. MANUEL P. VíTTORI.

La primera referencia a la isla apareció en unas crónicas en el año 421 DC cuando los ciudadanos de Padua huyeron ahí para escapar de las invasiones bárbaras. En el siglo noveno la isla comenzó a ser intensamente poblada, y en los siglos siguientes su importancia creció de manera constante.

En 1379 Venecia sufrió el ataque de una flota genovesa por lo que los habitantes de Poveglia fueron trasladados a Giudecca y el gobierno veneciano construyó en la isla una fortificación llamada “el Octágono”, todavía visible en la actualidad.

El pequeño estado también albergaba un convento, hasta que la peste bubónica que se propagó durante la Edad Media (siglo XVI), acabó rápidamente con toda la población de la isla. Venecia, conocida hoy como una de las ciudades más bellas de Italia, también se vio muy afectada por la plaga debido a su situación geográfica.

Cada infectado -viejos, jóvenes y niños- o solamente sospechoso de estarlo, o directamente cualquier fallecido por peste eran llevados a Poveglia. Los moribundos se confundían con los cuerpos sin vida y todos eran arrojados por los guardias venecianos a gigantescas fosas que posteriormente “purificaban” quemándolas.

Las máscaras que utilizan los médicos para no contagiarse la peste parecían picos de aves llenos de artículos aromáticos que los protegía del aire pestilente visto como la causa de la infección.

Durante todas las grandes plagas posteriores se actuó del mismo modo en la isla; de ahí su apodo de La isla de los muertos. Se estima que más de 1.000.000 de seres humanos pasaron y murieron allí.

EL HOSPITAL

La escalofriante historia de Poveglia podría terminar ahí y, sin embargo, en el año 1922, cuando la isla ya estaba totalmente abandonada, decidieron construir en el lugar un hospital siquiátrico con un impresionante campanario que puede verse en toda la isla, cuya tétrica historia demostró una vez más que la isla estaba destinada a ser para siempre un lugar maldito.

Los enfermos del psiquiátrico decían ver espíritus descompuestos que deambulaban por la isla durante todo el día. Por su enfermedad, nadie les creía, pero ocurrió un nuevo suceso extraño. El doctor que dirigía el manicomio comenzó a experimentar en sus pacientes varios métodos inhumanos de curación que incluían lobotomías con agujas que se introducían hasta el cerebro por el cuenco del ojo y trepanaciones de cráneos realizadas con cinceles, martillos y taladros de mano.

Se dice que al poco tiempo también fue acosado por las almas en pena de la isla hasta perder la razón y volverse aun más sanguinario. Al poco tiempo, y como única manera de liberarse de sus tormentos, se suicidó tirándose desde la torre.

Así fue cómo terminó la historia del terrorífico hospital siquiátrico de Poveglia, que hasta hoy permanece cerrado y abandonado.

RESTOS DE UNA HISTORIA MACABRA

Como si se tratara de una película de terror, nadie quería acercarse a la isla hasta que una familia (sus actuales dueños) la compró y se alojó en ella para explotar viñedos en una de las porciones libres del terreno.

Sin embargo, no fueron capaces de permanecer allí más de un día debido a un suceso que no quisieron develar, pero que a su hija le provocó heridas en la cara que luego tuvieron que ser suturadas con catorce puntos.

Los únicos que hoy en día se atreven a pasar por Poveglia, y solo de día, son los que recogen la cosecha de uvas de las vides plantadas en el lugar. También algunos osados que, tras pisar la isla, prometen nunca volver.

Todos coinciden en que en la isla se respira una atmósfera de maldad, y que los gritos y alaridos de los muertos se escuchan por cada rincón.

Actualmente, y en ocasiones, la marea todavía arrastra restos humanos carbonizados que no son más que el reflejo de una historia macabra que convierte a Poveglia en una auténtica isla de los horrores.

9_POVEGLIA-EXTERIOR.JPG
9_66054049.JPG


tapa
Opinión
por P. Hilmar Zanello
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
al mArgen de la cr�nica
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
llegan�cartas
por ROBERTO CASABIANCA DNI. 6.250.460. ntegrante del Tribunal de Honor del Club A. Col�n.
Necrológicas Anteriores