Edición Sábado 26 de marzo de 2016

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Toda una comunidad para homenajear a un hombre de fe

Toda una comunidad para homenajear a un hombre de fe
 

El frente de la Parroquia San Pablo, en el corazón de barrio Guadalupe.

Hace poco más de dos meses, el 23 de enero, falleció el Pbro. Cirilo Zenklusen. La comunidad de la parroquia San Pablo lo recuerda en una de sus frases: “Yo lo ofrezco todo por todos”, y lo retrata a través de las anécdotas que guarda cada uno de los grupos que surgieron desde que él mismo puso la piedra fundamental, el 8 de diciembre de 1969.

TEXTOS. REVISTA NOSOTROS. FOTOS. LUIS CETRARO Y GENTILEZA COMUNIDAD PARROQUIA SAN PABLO.

El Pbro. Cirilo Víctor Zenklusen nació en Villa San José el 25 de setiembre de 1928 y fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1951 por el Cardenal Nicolás Fasolino. Al comienzo de su ministerio fue profesor, prefecto, director espiritual del Seminario Menor Nuestra Señora de Guadalupe y director del coro “Schola Guadalupana”. Desde el seminario comenzó sus actividades en Villa Guadalupe y Villa Setúbal, actual jurisdicción de la Parroquia San Pablo, visitando las pocas casas que en ese tiempo había en la zona, congregando poco a poco a los fieles y celebrando misa los domingos en un galpón abandonado de una empresa constructora.

El 8 de diciembre de 1969 colocó la piedra fundamental de la futura iglesia, que fue el inicio de la construcción del complejo parroquial que incluye, además, la casa parroquial, los salones parroquiales San José y María Madre, las salas de catequesis, las sedes del grupo scout y de la comunidad de guías argentinas, y el jardín de infantes San Pablo. Más adelante se concluyó el edificio de la Capilla Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

Su celo pastoral lo motivó a traer a Santa Fe el Movimiento Encuentro de Cristiandad para evangelizar a los jóvenes y crear el Movimiento Misionero Parroquial, para llegar con el anuncio de la fe a cada familia de la comunidad.

Pero hay un hecho que le da aún mayor valor a la obra del padre Cirilo: en plena tarea pastoral, lo sorprendió una grave enfermedad que lo obligó a dejar por un tiempo su comunidad para someterse a una compleja intervención quirúrgica. Las secuelas físicas que le dejó dicha operación y que lo acompañaron hasta su último día no constituyeron un obstáculo para que mostrara su tenacidad, fortaleza y celo por toda la comunidad.

Como reconocimiento a su figura y en agradecimiento por “su cercanía de padre y pastor, su bondad y generosidad, su incansable espíritu de servicio hacia todos y especialmente hacia los enfermos”, cada uno de los grupos que integran la comunidad de San Pablo decidió homenajearlo en estas palabras.

UNO POR UNO

- Jardín de Infantes Particular Incorporado Nº 1227 “San Pablo”: “Nació en marzo de 1971, como aula radial de la escuela Mons. Carlos Macagno. En el año 1974 pasó a ser una institución independiente. Cuando en el año 1972, con mucho esfuerzo, se inauguró el edificio propio del Jardín dijo: ‘En adelante, este barrio despertará un día con la sorpresa de estar inmerso en una gran urbe, nosotros pasaremos al anonimato, pero descansaremos en la alegría de haberlo amado, de haber amado a su gente, de haber puesto nuestro granito de arena en los acontecimientos y obras que jalonan su historia positiva y apoyan el esfuerzo de todos los que quieren un mundo mejor’ “.

- Comunidad de guías Nº 1 “San Pablo”: “Todas las personas que conformamos la comunidad, dependiente de la Asociación Guías Argentinas, recordamos esta enseñanza de nuestro querido Padre Cirilo: ‘Ser luz en el mundo y sal en la tierra’. Esto es una realidad y un gran apostolado, que no sería posible si nuestro querido Cóndor Vigía -así fue totemnizado en el escultismo- no le hubiera dado nacimiento el 24 de abril de 1976. Desde aquellos años, siempre como un visionario, iluminó nuestra ruta con servicios, aventuras, formación espiritual, campamentos y amor por los demás”.

- Coro y organistas: “Haber sido discípulos de alguien que amaba profundamente lo que hacía, hace que cada uno sienta que el compromiso se transforma en un servicio auténtico de amor. El padre Cirilo o simplemente Cirilo como lo llamábamos, cada vez que usaba su tiempo para enseñarnos nos atrapaba en un mundo colmado de buen gusto por la música y de finos acordes para aprender. No era raro llegar a la parroquia o a la capilla y escuchar desde lejos los acordes de órgano que hacía sonar con Canción de Cuna de Brahms o alguna obra de Mendelssohn a quienes tanto admiraba. Muchas veces se permitía la licencia de contarnos alguna anécdota del seminario cuando ensayaban con el padre Catena y cómo se divertían al hacerlo”.

- Grupo scout 213 “San Pablo”: Fue fundado el 3 de octubre de 1971 como fruto de la fusión de tres grupos: “Nuestra Señora de Guadalupe”, “Jesús Sacramentado” y “San Roque”. A fines de 1970, por falta de dirigentes, estos tres grupos deciden fusionarse en uno sólo comenzando sus actividades en la naciente Parroquia San Pablo.

- Grupo Magnificat: “Queremos recordar con gratitud al Padre Cirilo quien, acogiendo nuestro deseo de una vida de oración más profunda, permitió que el grupo de oración Magníficat, dependiente del Centro de espiritualidad Santa María comenzara sus actividades en la Parroquia San Pablo. El padre Cirilo fue un hombre de oración, un hombre de Dios y por eso confió en nosotros, nos alentó y apoyó incondicionalmente integrándonos a los proyectos y actividades parroquiales”.

- Equipos de Cáritas, Catequesis y Liturgia: Estas áreas pastorales tuvieron siempre la compañía y el acompañamiento del padre Cirilo en vistas a que la comunidad fuera evangelizada, celebre la fe en la liturgia y la vida sacramental y se abra generosamente a la caridad con los pobres, débiles y sufrientes. Su presencia y consejo oportuno fue haciendo eficaz la acción de nuestros equipos pastorales en vistas a lograr una evangelización integral y efectiva”.

- Movimiento Misionero Pastoral: “Queremos recordar, volver a pasar por el corazón, la figura de nuestro querido pastor, asesor y entrañable amigo el Padre Cirilo Zenklusen quien, impulsado por el admirable testimonio misionero del Apóstol San Pablo creó el Movimiento Misionero Parroquial en 1977 a fin de que el Evangelio resonara en cada hogar y en cada corazón de los parroquianos del barrio de Guadalupe. El mismo padre Cirilo fue un auténtico misionero visitando él mismo, incluso con dificultades en su salud, a las familias de la comunidad”.

Amigo, pastor, misionero, amante de la música, guía y modelo para su comunidad. Así lo recuerdan quienes lo conocieron y lo tuvieron de modelo para fortalecer y consolidar su trabajo pastoral.

El 8 de diciembre de 1969 colocó la piedra fundamental de la futura iglesia, que fue el inicio de la construcción del complejo parroquial que incluye la casa parroquial, las salas de catequesis y las sedes del grupo scout.

“ Muchas veces se permitía la licencia de contarnos alguna anécdota del seminario cuando ensayaban con el padre Catena y cómo se divertían al hacerlo”.

Grupo de coro y organistas.

Toda una comunidad para homenajear a un hombre de fe

El frente del Jardín de Infantes, fundado en marzo de 1971.

14_5_MOVIMIENTO DE ENCUENTRO DE CRISTIANDAD.JPG

El símbolo de los encuentristas.

14_2_CIRILO CONSAGRANDO.JPG

El padre Cirilo Zenklusen en la celebración de la misa.

14_4_JOVEN SCOUT.JPG

El scoutismo fue una de las actividades que promovió desde muy joven.



tapa
Opinión
Mensaje de Pascua
por Monse�or Jos� Mar�a Arancedo
Cr�nica pol�tica
por Por Rogelio Alaniz
Pulsos de la pol�tica provincial
por Por Dar�o H. Schueri
Suplementos
Campolitoral
Se�ales de reactivaci�n
por Campolitoral
Deportes
por De la Redacci�n de El Litoral
Escenarios & Sociedad
COMENZ� EXPO CHEF
por De la Redacci�n de El Litoral/ Prensa Municipalidad
Nosotros
por TEXTO. SANTIAGO DE LUCCA.
Necrológicas Anteriores