Edición Domingo 17 de abril de 2016

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Mirada desde el sur

Macri & CFK

por Raúl Emilio Acosta

Cristóbal Colon no “quería” descubrir América. Quería una ruta alternativa hacia Las Indias. Buscaba una ruta a Las Indias y se tropezó con el Nuevo Mundo. Sucede a menudo.

Volvió la señora ex presidente el 13 de abril. La frase del discurso de barricada de la señora CFK es perfecta. Buscaban la ruta del dinero K y encontraron la ruta del dinero M. Reconoce que buscaban la ruta hacia su fortuna malhabida. Y quiere implicar a Macri en su delito. Por donde se lo mire es un clásico.

La ruta del dinero K existe y es fácilmente comprobable. No hay kirchnerista que pueda sostener esta pregunta: ¿robó o no robó con el hotel lleno de turistas en mitad de las cenizas volcánicas? No había turistas en esas fechas. Tampoco ésta: ¿puede ordenar como presidente que los empleados de Aerolíneas descansen en sus hoteles? No es sencillo vivir a ciegas, por amor o interés. Después la pregunta inatajable: ¿es lícito que su patrimonio haya aumentado de 7 a 70 mientras ejercía la presidencia de todos los argentinos? Ésa es la ruta del dinero K. Existe e inhabilita para hablar de honestidad, corrupción, prevaricato. Despoja de sentido cualquier intento épico. La ruta a Las Indias no tiene misterios. Existe. También existen padres corruptos. Franco Macri es uno. Tampoco hay misterios en la patria contratista.

La cuestión de fondo, para que nos miremos en ese espejo, es la tropilla de kirchneristas que omiten el tema honestidad, robo, corrupción y se dedican a enajenar el ayer y comprometer el mañana sosteniendo a CFK como la salida. El país no sale por CFK.

Pero también es rigurosamente exacto que CFK existe, que ella es la dueña de esos votos, esas voluntades, que no hay Scioli ni Alicia K que se cruce en el horizonte. Son de ella esos bombos, esas pancartas y esa voluntad de una épica narrativa que atrae y de un discurso que se sostiene a sí mismo. Es endeble en los factos, es inmenso en el aire. Hoy CFK es un discurso incomparable. No hay realidad que resista a su discurso. Y no hay otra cosa que discurso en su postura. Pero es central.

En el otro extremo, solazándose con lo sucedido, el ingeniero M. Sin discurso, sin relato, demostrando cada día que fue la opción B de Argentina que de ningún modo aceptaba a Scioli como mandadero del discurso que reapareció el 13 de abril en tribunales. Volví. Ella es el discurso CFK. Mauricio Macri todavía no ha construido el plan alternativo, el que reemplace, supere, deje atrás el discurso K. Rejuvenece cuando CFK está cerca. No es sano depender del mal para sobrevivir. Cuando CFK habla de la ruta del dinero M sólo le avisa. Somos todos pecadores pero yo soy más linda y ejecutiva. Ése es su desafío. El que la deja cómoda.

El país amagó arrancar el 10 de diciembre de 2015. Hay una ventaja para aquel 25 de mayo de 2003. Estaba el peronismo como el sistema originante del grupo K. Macri no tiene esas espaldas. No las posee y no se las puede prestar el radicalismo, cada vez más complicado en entender la lección de gobernar sin internismo. El radicalismo es burocracia dependiente.

Hay, en este entramado de pecadores, un punto en común. Son el radicalismo y fuerzas menores quienes sostienen a MM. No tiene territorio propio ni es posible que lo consiga. La señora CFK tampoco tiene territorio. No une al peronismo. Lo desgaja. Cuando llama a un nuevo frente en rigor indica que el peronismo está en otro lado. El peronismo y el radicalismo, deshilachados, corruptos, indiferentes, opacos y resistentes al uso y al abuso poseen territorio. Son la historia y su sucesión. Que al presente lo suceda el pasado es una fea pesadilla. CFK quiere ser ese mal sueño.

¿Se puede gobernar sin territorio? MM es la respuesta. Esperemos hasta octubre de 2017 y octubre de 2019 ¿Se puede ser líder sin territorio, sin paz en tribunales y en mitad de los juicios por el mayor robo de la historia sobre los dineros públicos? La misma fecha.

Por lo pronto algo es fácil de advertir. Se precisan. Por el espanto a CFK en Argentina se votó a MM. Por impericia de MM es que CFK sigue siendo la opositora ideal. A Mauricio le agrada que ella esté en la calle. Le hace falta. Casual o causal. La frase es yanqui. Two for tango. Se necesitan dos para bailar el tango. CFK es la que desafía a la orquesta.

Esto llama a una reflexión. ¿Inocencia, casualidad o premeditación y alevosía? Los dos son centrales. CFK oscurece a Lilita (jua) que no lo soporta.

Es con CFK que MM se mantiene en primera fila, pese a sus chapucerías y desvaríos ¿Será ése el plan? To be continued...

El peronismo y el radicalismo, deshilachados, corruptos, indiferentes, opacos y resistentes al uso y al abuso poseen territorio. Son la historia y su sucesión. Que al presente lo suceda el pasado es una fea pesadilla.



tapa
Opinión
Mirada desde el sur
por por Ra�l Emilio Acosta
Suplementos
Deportes
Malcorra, que se rap� por su hijo, meti� un “flechazo” que le dio la victoria a Uni�n.
Necrológicas Anteriores