Edición del Martes 27 de setiembre de 2016

Edición completa del día

Más que barata, la sacó regalada - Edición Impresa - Noticias de Deportes | Fixture | Resultados Deportes

Colón se llevó un punto inmerecido a Santa Fe

Más que barata, la sacó regalada

San Martín no lo ganó porque le faltó precisión, oportunismo y jerarquía para definir. Colón jugó un pobre partido y fue superado. La cosecha de puntos (8 sobre 12) y mantener el cero en su arco, han sido los principales atributos de un equipo que, hasta ahora, muestra poco en el juego.

Más que barata, la sacó regalada

Complicó. El colombiano Casierra supera con un enganche la marca de Ceballos, mientras sigue la jugada Bastía. Colón sufrió en la mayor parte del partido.

Foto: Gentileza Diario El Zonda

 

Enrique Cruz (h)

(Enviado Especial a San Juan)

[email protected]

Más que barata, Colón la sacó regalada. El punto fue un premio excesivo, inmerecido, logrado más por los defectos del rival que por los méritos propios. San Martín no lo supo definir. Le faltó jerarquía a los que tuvieron chances claras y fue por ello y por algunas atajadas de Broun, que Colón se terminó llevando una cosecha altamente cotizada por lo poco que hizo el equipo y porque ya van cuatro partidos sin que le marquen goles, algo infrecuente en este fútbol, en general, y en Colón, en particular. Pero la realidad indica que mientras se suma y los rivales no convierten goles, el equipo muestra muy poco de fútbol. Algo que debe ser advertido oportunamente, porque de otra forma el futuro se tornará preocupante.

Superado durante buena parte del partido, Colón no terminó de pergeñar una estrategia y un plan de juego. Salvo algunos pocos pasajes en los cuales logró, a regañadientes, dividir el trámite, en el resto del partido —que en realidad fue la mayor parte del mismo—, San Martín superó a un Colón con muy poca precisión para manejar la pelota y escasas ideas ofensivas.

Inclusive, cuando Montero movió el banco, la situación pareció empeorar. Torres no le dio el fútbol que también escaseó en Bernardi; lo propio pasó con Acuña y habría que dejar de lado a Oviedo, que jugó los minutos finales. Parado casi todo el partido para contragolpear, ésa pareció ser la única idea ofensiva para atacar: aprovechar el adelantamiento del rival e intentar sorprenderlo con la salida rápida, a veces aislando demasiado a Blanco para que pelee en inferioridad numérica con los defensores rivales.

De a poco, se empezó a ver que la única manera de llevarse algo, era aguantando en defensa. Ahí, Iberbia tuvo pasajes de control y descontrol en el mano a mano con Villarruel (jugó un buen partido el ex Colón), Ceballos tuvo que emplear todo su vigor para frenar a Montagna y se vio complicado cuando Casierra aprovechó su lateral para ir una y otra vez al ataque, algo que también Capelli —el otro marcador de punta— utilizó como factor de sorpresa.

San Martín intentó salir jugando de atrás, metiendo pelotazos cruzados y abriendo bien la cancha. Fissore y Gelabert se adueñaron de la pelota en el medio y manejaron el ritmo en el pase corto, en tanto que la presencia de tres delanteros obligó a que los cuatro de atrás se mantuvieran atentos. Sólo Iberbia intentó en un par de ocasiones, en el primer tiempo, la proyección por sorpresa. Y tanto Poblete como Bastía, ambos con altibajos, tuvieron que ser una rueda de auxilio permanente.

A propósito de Bastía, cuando la pelota pasa mucho por sus pies y bastante menos por los de Ledesma o Bernardi, es una señal elocuente de que algo no funciona en el equipo. Es destacable lo del “Polaco”, vigente ciento por ciento. Pero está claro que si hay algo que Montero no puede corregir, es la poca consistencia que este equipo tiene para crear juego y, por ende, llevar peligro al arco de enfrente.

Apenas dos o tres contragolpes que no tuvieron un buen final en el primer tiempo y casi nada en el segundo. Eso fue lo pobre, escaso y preocupante que Colón mostró como atributo ofensivo en 90 minutos. En contrapartida, la “virtud” de haber mantenido el arco en cero tuvo mucho más de defecto rival que de mérito propio. La falta de puntería y de oportunismo de los delanteros rivales fue clave y resultante para que Colón mantuviese el arco en cero.

Después de Aldosivi, nos preguntábamos —en el fervor de la victoria— cuál iba a ser el estilo futbolístico de Montero, si íbamos a ver a un Colón disciplinado, corredor y dispuesto al fragor y a la lucha, o si el paso de los partidos y el logro de algunos resultados alentadores y tranquilizadores, permitiría darle paso a un equipo más dúctil para el manejo de la pelota.

Con cuatro partidos encima, la pregunta se repite. Orden, buena cosecha de puntos (8 sobre 12 con tres de visitante y sólo uno de local) y firmeza defensiva (cero gol en su propio arco) siguen siendo los atributos para reconocerle a Montero. En la generación de juego, en la muestra clara de una propuesta, el equipo ha mostrado casi nada. Aquel primer pasaje alentador ante Aldosivi sigue siendo lo único para rescatar. Poco para justificar, desde el juego, la buena cosecha de puntos. El mismo concepto para lo ocurrido anoche. Y no peco de reiterativo: si Colón se trajo un empate, fue más por el defecto del rival que por la virtud propia.

...Y sigue la racha

  • No sólo se incrementa la cantidad de minutos sin goles en contra que acumula el equipo, sino que es muy buena la racha que arrastra enfrentándose a San Martín de San Juan, rival que no lo ha podido derrotar nunca en Primera División.

La vez que Colón perdió con los sanjuaninos, en esta ciudad, fue en la Primera B Nacional. El partido tiene su historia, porque en la temporada 91-92, San Martín lo derrotó y eso motivó el alejamiento de Osvaldo Piazza, quien luego volvió, años más tarde, y produjo una de las mejores campañas de Colón, ya en Primera, cuando aquel equipo en el 2000 terminó segundo —junto a Independiente— logrando un excelente colchón de puntos para salvarse del descenso y arrancar diferente en la temporada siguiente, con un Fuertes intratable y goleador absoluto.

18.45

Domingo

El próximo partido de Colón, antes del minireceso por la doble fecha de Eliminatorias, será el domingo próximo, a las 18.45, cuando reciba en el Centenario a Defensa y Justicia, que viene de hacerle un muy buen partido a River.

 
D6-C-SAN-JUAN-CIERRE-DE-LA-4T_489886.jpg

Muy solo. Ismael Blanco intenta progresar pero ya está rodeado de rivales. El único delantero neto que pone en cancha Colón no encuentra conexión con sus compañeros. Foto: Télam

bajo la lupa

BROUN (7).- Dos mano a mano bien resueltos, uno en cada tiempo, más una notable seguridad en el juego aéreo. Fue el mejor de Colón.

CEBALLOS (6).- Se complicó un poco cuando empezó a subir Casierra por su lateral. Controló más el sector en el primer tiempo que en el segundo. Fue más lo que ganó que lo que perdió.

CONTI (6).- Algún desacople con Ortiz, producto de que el rival llegaba con un centrodelantero neto por adentro y algún volante que se despegaba de su zona. No tuvo la solidez de otros partidos, pero cumplió.

ORTIZ (6).- Al igual que su compañero de zaga, con altibajos pero salvando en un par de ocasiones la caída de su arco. Esa trilogía con Conti y Broun fue clave para aguantar el resultado.

IBERBIA (5).- Tuvo un duelo muy particular con Villarruel. Ganó varias pero también perdió en otras. Se proyectó una vez en el primer tiempo y motivó la única atajada de Ardente.

POBLETE (5).- Estuvo impreciso con la pelota. Corrió, auxilió a sus compañeros, pero no fue esa primera puntada para el manejo del juego que Colón necesita.

BASTÍA (5).- Recuperó pero también perdió. Luchador incansable, el despliegue está asegurado, pero cuando la pelota pasa demasiado por sus pies es una mala señal. Son otros los que deben manejarla. Buen remate de media distancia en el segundo tiempo, que pasó rozando uno de los postes.

BERNARDI (4).- Tapado y con pocos espacios, fue uno de los que no tuvo gravitación en el partido. Debe aparecer más y juntarse con Ledesma para generar fútbol.

LEDESMA (4).- Sigue ausente. Pasaron largos momentos en los cuales el juego estuvo en cualquier otra parte, menos por sus pies. ¿Está jugando en el lugar indicado?

SILVA (4).- Otro que estuvo desorientado, eligiendo siempre mal el final de las jugadas en las pocas oportunidades en las cuales pudo encarar.

BLANCO (5).- Al final, fue más productivo saltando libre en los córneres del rival, que en producir algo frente a Ardente. Por momentos, jugó muy solo arriba y la pelota le llegó poco.

TORRES (4).- Es uno de los que no termina de adaptarse al ritmo del fútbol argentino. Le costó mucho encontrar la pelota. Terminó jugando de “3”.

ACUÑA.- Escaso aporte. Se pensaba que con espacios y de contragolpe se podía transformar en un jugador importante, pero hizo muy poco.

OVIEDO.- Montero lo puso para tratar de frenar el aluvión que era San Martín en esa parte final del encuentro.

D6-B-SAN-JUAN-CIERRE-DE-LA-4T_489890.jpg

síntesis

San Martín 0

Colón 0

Cancha: San Martín de San Juan.

Arbitro: Luis Alvarez.

San Martín de San Juan: Ardente; Capelli, Mattia, Lazzaroni, Casierra; Gelabert, Fissore, Navarro; Villarruel, Dening y Montagna. A.S.: Urrauru. Estuvieron en el banco: Escudero, Aguiar, Emanuel Martínez. D.T.: Pablo Lavallén.

Colón: Broun; Ceballos, Conti, Ortiz e Iberbia; Poblete y Bastía; Bernardi, Ledesma y Silva; Blanco. A.S.: Carranza. Estuvieron en el banco: Olivera, Lagos y Sandoval. D.T.: Paolo Montero.

Cambios: en el segundo tiempo, a los 16 min, Lugo (SM) por Navarro; a los 20 min, Iván Torres (C) por Bernardi; a los 24 min, Chávez (SM) por Dening; a los 30 min, Acuña (C) por Silva y Barceló (SM) por Gelabert, y a los 40 min, Oviedo (C) por Iberbia.

Amonestados: en Colón, Ceballos.

Al revés. Ledesma trata de cortar un avance rival, en vez de ser el conductor de la ofensiva propia. El equipo sabalero ha mostrado muy pocas alternativas en ataque en lo que va del torneo. Foto: Télam



Imprimir:
Imprimir
Martes 27 de setiembre de 2016
tapa
Necrológicas Anteriores