Edición Sábado 26 de noviembre de 2016

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

Encuentran un mecanismo por el cual regulan sus defensas

Perfume fatal: cómo las plantas atraen a los benéficos

  • Científicos de la FAUBA descubrieron que, frente a una amenaza de competencia, los vegetales hacen un uso inteligente de los recursos y emiten ciertos aromas para atraer a insectos predadores que las protegen de sus plagas.
15ABRE_ENSAYO.jpg

Método. Los investigadores aplicaron sobre las plantas una señal lumínica de competencia (que simula la presencia de poblaciones vecinas) y midieron cómo se alteraban unos 90 compuestos volátiles. Foto: FAUBA

 

Campolitoral

campo@ellitoral.com

Un grupo de investigadores de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), en colaboración con científicos de Holanda, logró descifrar aspectos desconocidos hasta ahora de un mecanismo de defensa que las plantas utilizan frente al ataque de insectos, basado en la emisión de compuestos volátiles. Estos “aromas” servirían para atraer a especies benéficas, mientras las plantas concentran su energía en otras funciones.

“Por primera vez, logramos conectar aspectos de la señalización lumínica, clave para las interacciones entre plantas, con la señalización química, fundamental para los mecanismos de comunicación entre plantas e insectos”, explicó Carlos Ballaré, profesor de la cátedra de Fisiología Vegetal de la FAUBA y director del laboratorio de Fotobiología Ambiental.

“Cuando las plantas perciben señales de sombra cambian el perfil de compuestos volátiles que emiten, y esas modificaciones pueden ser detectadas por insectos benéficos que protegen a la planta del ataque de insectos herbívoros”, resumió al referirse al trabajo publicado en la edición de diciembre de 2016 de la revista New Phytologist.

El estudio permitió comprender cómo las plantas regulan la emisión de esos compuestos en función de señales de competencia. Cuando ‘ven‘ a los vecinos (competidores), las plantas reducen la inversión en compuestos de defensa (presumiblemente para ahorrar recursos). Pero, al mismo tiempo, cambian el bouquet de compuestos volátiles que emiten a la atmósfera del canopeo, tornándose más atractivas para predadores de insectos herbívoros. En otras palabras, frente a una amenaza de competencia, las plantas gastan menos en defensas, pero atraen a los enemigos de sus enemigos.

El estudio de la FAUBA no sólo se concentró en aspectos básicos, sino que también podría servir para generar aplicaciones concretas en la agricultura.

Carnívoros al rescate

Las plantas pueden recibir señales de competencia través de sus fotorreceptores y tomar una serie de decisiones que inciden en el uso de sus recursos. Aquellas especies que son intolerantes a la sombra, por ejemplo, concentran sus recursos en crecer para evitar que sus vecinos les tapen la luz. Pero en ese proceso, sacrifican energía que generalmente utilizan en su sistema de defensa.

Ante esta depresión del sistema inmune, los científicos se preguntaron ¿cómo hacen las plantas para cubrirse contra el ataque de enfermedades e insectos, cuando crecen en poblaciones densas?

“Pensamos que cuando las plantas están en una situación de competencia y suprimen la inversión en sus defensas, al mismo tiempo podrían estar cambiando el perfil de los compuestos volátiles que emiten, para compensar y hacerse más atractivas a los depredadores de sus herbívoros”, respondió Ballaré, y recordó que empezaron a trabajar en esta línea hace unos cinco años junto con Hernán Boccalandro, quien era docente de la cátedra de Fisiología de FAUBA. Luego, los trabajos continuaron con la tesis doctoral de Leandro Cortés, quien realizó una pasantía con el grupo científico de Marcel Dicke, de la Universidad de Wageningen, Holanda, especializado en la medición de compuestos volátiles.

Para realizar los estudios, los investigadores aplicaron sobre las plantas una señal lumínica de competencia (que simula la presencia de poblaciones vecinas) y midieron cómo se alteraban unos 90 compuestos volátiles. “Efectivamente, vimos que si exponemos una planta a una señal de competencia, ésta cambia su perfume”, dijo Ballaré.

Luego, se analizó la respuesta de un predador de herbívoros, exponiendo una chinche (que en Europa se vende como agente de control biológico para invernáculos) a los aromas que emitían plantas expuestas a señales de competencia y otras que servían testigo. “Claramente, el insecto se dirigía a los olores que venían de la planta que tenía activado este programa de competencia, porque le habíamos dado la señal lumínica para ello”, informó.

El mecanismo sería el siguiente: “En condiciones naturales, frente a la amenaza de competencia con otras plantas, la planta suprime la expresión de compuestos de defensa para concentrar recursos en crecimiento. Nuestros estudios muestran que, al mismo tiempo, la planta modifica el perfil de compuestos volátiles que produce, cambiando ligeramente la composición de ese bouquet para emitir una señal atractiva para predadores de los herbívoros”.

A futuro, los investigadores de la FAUBA apuntan a continuar con los experimentos en especies no cultivadas, como ancestros del tomate que no hayan sido mejorados, para evaluar si el fenómeno se repite en otros casos.

 
15_2_VOLAATILES.jpg

Bouquet. Los compuestos emitidos por las plantas son recolectados y analizados para determinar el blend que la caracteriza. Foto: FAUBA

Aplicaciones agrícolas

Al referirse a las aplicaciones de esta investigación, Ballaré consideró: “En cultivos agrícolas, quizás nos gustaría que las plantas no repriman el sistema de defensa cuando están sembradas a una alta densidad, haciéndose más vulnerables a patógenos o insectos. A través del mejoramiento o de transgénesis, por ejemplo, podríamos desconectar la percepción de la densidad de la supresión del sistema de defensa”.

“Ya logramos, en ensayo en invernáculos, tener plantas que en respuesta a señales de competencia tienen una morfología apropiada para la alta densidad, pero no deprimen su sistema de defensa. Hacia adelante podríamos hacer los experimentos en cultivos para identificar cuáles son los genes que vemos en Arabidopsis (planta de laboratorio) y que están presentes en especies interesantes”, señaló.

15_ENPALABRAS_BALLARERETRATO.jpg

"Cuando las plantas perciben señales de sombra cambian el perfil de compuestos volátiles que emiten, y esas modificaciones pueden ser detectadas por insectos benéficos que protegen a la planta del ataque de insectos herbívoros”

Carlos Ballaré

Investigador Conicet/FAUBA



tapa
Opinión
ESPACIO PARA EL PSICOAN�LISIS
por Por Luciano Lutereau (*)
Cr�nica pol�tica
por missing image file Por Rogelio Alaniz
La pol�tica en foco
por Jos� Bord�n
LA POL�TICA EN FOCO
por Emerio Agretti
Suplementos
Deportes
Escenarios & Sociedad
Campolitoral
Necrológicas Anteriores