Edición del Sábado 26 de noviembre de 2016

Edición completa del día

Las maestras de Sarmiento - Edición Impresa - Buzón

llegan cartas

Las maestras de Sarmiento

MARGARITA GIORDANINO DE CASIM

margaritagiordanino@hotmail.com

Las American Teachers Sarmiento’s group. ¡Qué linda crónica Sr. Rogelio Alaniz! Permiso, deseo, a modo de interdiscursividad, seguir con el tema, ¡gracias! Don Domingo Faustino Sarmiento fue educador, historiador y sociólogo, político, escritor y periodista, diplomático, ministro y presidente. En torno a su figura se ofrecen semblanzas que permiten venerarlo o sirven para denostarlo. Audaz, arrogante, fanático y ambicioso, titán, visceral, irónico y hasta alborotador, patotero de la palabra, insoportable por sus “viarazas”, incomprendido, violento en nombre del progreso y civilización, indómito... Intelectual, burgués sin burguesía, propagandista del trabajo productivo, “loco de atar” -diría su amigo-, deseoso de implantar la colonización pedagógica. Constructor de la Argentina, ¡visionario!: concebía a la educación como elemento prioritario que permitía crear un mínimo de igualdades de oportunidades al mayor número de habitantes. Soñaba a su República como una escuela grande, base de democracia; con lectores alfabetizados, dispuestos a compartir los códigos de la cultura.

En 1869, los maestros norteamericanos acudiendo a su llamado, llegaron..., diseminando semillas de saberes, como bases de una sólida formación docente, en insuperable trayectoria como “formadores de formadores”. El film “1420, la aventura de educar”, de Raúl Tosso, documenta historias hilvanadas por el actor Joaquín Furriel, cuando recién llegadas debieron sobreponerse a obstáculos como su misma condición de mujer, el no manejar el idioma, junto a la hostilidad de estas tierras sin alambrados y con despoblada inmensidad, los recelos, incomodidades y hasta envidias y, además, la reacción de una negada Iglesia Católica a impartir educación común, laica, gratuita y obligatoria que, finalmente, la aprobación de la Ley 1.420, recogió el espíritu de una educación para todos. Fueron heroicas, decididas y, abandonando cómodas posturas, defendieron, resueltamente, los derechos de la mujer, más allá del servir, cocinar, coser, tener hijos, ayudar en las misas.

Entre 1871 y hasta 1888 se fundaron 30 escuelas normales, levantándose, por doquier, abundantes mieses doradas de sus siembras... Clara Armstrong, Sarah Chamberlain, Mary Olstine Graham y Jennie Howard -la única que dejó impresas sus vivencias- pasaron por la cercana Paraná, donde en postrimerías del s. XIX crearon la primera Escuela Normal Prof. José M. Torres. En 1906, el 23 de junio, inició sus actividades la Escuela Normal Mixta de Santa Fe, en local alquilado en calle San Martín al sur -entre Juan de Garay y Moreno-, en dos turnos: 261 alumnos en 6 grados primarios y 45, en primer año del curso normal. Si bien era mixta no tuvo varones hasta el 20/3/1922, en que se incorpora un alumno proveniente del Normal de Corrientes. A partir de allí, fue hecho frecuente la matriculación de “mocitos”. Entre 1874 y 1921, en el país se graduaron 2.626 maestros normales. De ellos, sólo 504 eran varones, proporción que se volvió aún más desigual con el pasar de los años, debido a la permanencia de estereotipos de género fuertemente consolidados.

¡Cantémosle con fervor a su pasión educadora!: “¡Honor y gratitud al gran Sarmiento! ¡Gloria y loor! ¡Honra sin par / para el grande entre los grandes, / Padre del aula, Sarmiento inmortal!”.

Muchísimas gracias.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 26 de noviembre de 2016
tapa
Necrológicas Anteriores