https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 24.09.2019 - Última actualización - 20:04
20:00

Impacto en Santa Fe

Industriales y comerciantes hablan de dificultades para pagar el bono

Desde la Unión Industrial y el Centro Comercial coinciden en la necesidad de recomponer salarios, pero que en la situación económica actual es muy difícil abonar los 5 mil pesos.

Javier Martin, presidente de la UISF. Daniel Bustamante, presidente del Centro Comercial. <strong>Foto:</strong> Guillermo Di Salvatore - Manuel FabatíaJavier Martin, presidente de la UISF. Daniel Bustamante, presidente del Centro Comercial.
Foto: Guillermo Di Salvatore - Manuel Fabatía

Foto: Guillermo Di Salvatore - Manuel Fabatía



Impacto en Santa Fe Industriales y comerciantes hablan de dificultades para pagar el bono Desde la Unión Industrial y el Centro Comercial coinciden en la necesidad de recomponer salarios, pero que en la situación económica actual es muy difícil abonar los 5 mil pesos. Desde la Unión Industrial y el Centro Comercial coinciden en la necesidad de recomponer salarios, pero que en la situación económica actual es muy difícil abonar los 5 mil pesos.

Representantes de la industria y el comercio santafesinos coincidieron en destacar las dificultades que tendrán las empresas de la región, en particular las pymes, para afrontar el pago de la recomposición salarial de 5 mil pesos, acordada entre el gobierno nacional, las cámaras empresarias y los sindicatos el lunes por la tarde, aunque todos reconocieron la necesidad de mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores ante la caída del consumo que los afecta.


“Hay muchas empresas que no lo van a poder pagar, porque la caída de las ventas deterioró los ingresos, al punto tal que muchas están financieramente en el límite. Entendemos la necesidad de recomponer salarios, pero además de la caída del consumo, la devaluación les dejó a los empresarios saldos a cobrar en pesos y la reposición de insumos en dólares, lo que les licuó el capital de trabajo”, explicó el titular de la Unión Industrial de Santa Fe, Javier Martin.

 

 

“Veremos cómo se implementa, pero el que no lo pueda pagar verá cómo hace, porque es imposible financiarlo con las tasas de interés del mercado. Se sentará con los trabajadores y sus representantes e intentará llegar a un acuerdo. La intención de todos es pagarlo porque entendemos la necesidad de la gente. El problema es que el empresario ya tiene asumido un montón de compromisos y si le sumamos uno más no tiene de dónde sacar la plata para cumplir”, dijo.

 


Por su parte el presidente del Centro Comercial, Daniel Bustamante, dijo que a las preocupaciones que tienen los comerciantes locales por la carga impositiva que tienen que afrontar, “sumar una nueva, complica aún más las cosas en un contexto de baja en las ventas, más allá de que se trata de una recomposición a cuenta de futuros aumentos. Nosotros habíamos pedido pagarlo en cinco cuotas, pero habrá que ver cómo se redacta el decreto”.


“Estamos todos muy preocupados, a punto tal que veníamos pidiéndole al gobierno a través de Came que declare la emergencia de las pymes para poder aliviar de alguna manera la carga impositiva que afrontamos, como la suspensión del impuesto al cheque y el diferimiento del pago de algunos impuestos. Para muchos comercios, este bono va a ser impagable”, enfatizó Bustamante.

 

 

El gobierno, cámaras empresarias y la CGT acordaron el pago de un bono de 5 mil pesos a trabajadores del sector privado, que tendrá carácter no remunerativo y será a cuenta de futuros aumentos salariales.

 


Este martes, las partes vuelven a reunirse para definir la “letra chica” del acuerdo, ya que aún resta definir la forma en que se abonará ese plus.


“Queremos, pero no podemos”


La Asociación de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) de Santa Fe expuso su visión sobre los recientes anuncios del gobierno nacional sobre el otorgamiento de un bono de $ 5.000 para los trabajadores del sector privado.


“Entendemos la necesidad de intentar morigerar el problema de la pérdida de poder adquisitivo del salario de nuestros trabajadores, sufrido en estos últimos 3 años y medio, propuesta que además de justa, es absolutamente necesaria para recuperar el muy deteriorado mercado interno. La sostenida caída de éste, a lo que se suma un aumento desproporcionado de las tarifas dolarizadas de los servicios públicos, tasas de interés descomunales que hacen imposible el acceso al crédito, más una insostenible presión tributaria, han colocado a las Pymes en “estado de emergencia” y a otras en “estado terminal”.


“Dicho esto, situación que las autoridades nacionales no desconocen, es que entendemos como única posibilidad para efectuar el pago de dicho bono de $ 5.000, tomarlo como pago a cuenta de IVA y/o Cargas Patronales y/o Planes de Pago y/o cualquier otro impuesto municipal, provincial o nacional, cuyos vencimientos operen en el mes en que el mismo sea abonado”.


Aclaró la entidad que “no aceptamos la argumentación de que ello no sería posible desde el punto de vista fiscal, teniendo en cuenta los privilegios inconcebibles que han gozado los sectores especulativos y/o monopólicos que se han beneficiado por las políticas macroeconómicas llevadas adelante por la actual gestión. Consideramos que es el Estado el que debe asegurar la calidad de vida de la población, defendiendo el trabajo y la producción nacional, por lo cual las medidas aisladas que recaigan y sean soportadas por un solo actor de la economía y sin formar parte de un proyecto de crecimiento y desarrollo, no sólo no resuelven el problema, sino que contribuyen a agravarlo”, concluyó.


Desde la UIA admiten que algunas empresas no podrán abonarlo


El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, admitió que las empresas “que no pueden pagar, no van a pagar” el bono de 5 mil pesos a trabajadores del sector privado.


“Es una manera de paliar y volver a tener algo de poder adquisitivo. La idea es que el que pueda pagarlo ya, la empresa que tiene capacidad de pagarlo, lo haga. Y la que no pueda, lo irá viendo en el transcurso de estos dos o tres meses”, señaló el dirigente.

 

 

El dirigente aclaró que “esto podría llamarse un adelanto del sueldo, pero en realidad, es un adelanto de futuros aumentos”.

 


Acevedo comentó que “hoy, muchas industrias están al 50% de su capacidad y en un mercado en el que ha caído mucho el consumo. Es una ecuación fatal”.


Desde Came, en tanto, aclararon que los trabajadores del sector privado recibirán “una recomposición salarial” de 5 mil pesos, no un bono, y a la vez reclamó que el pago se ejecute “en al menos cinco cuotas”.


“Lo que se acordó no es un bono, sino una recomposición salarial”, indicó la entidad empresaria. Ese “aporte” será “no remunerativo, en cuotas y a cuenta de paritaria”, ratificó Came.


No a las cuotas


El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, cuestionó el planteo de los sectores empresarios que piden poder pagar el anticipo de paritarias en hasta cinco cuotas y se quejó de que si el gobierno acepta ese esquema, “el trabajador pierde lo poco que le dan, porque se lo come la inflación”. “No se sabe nada, cómo es el bono, cómo fue el acuerdo. A simple vista, es un adelanto de sueldo, que después se lo van a descontar. No sabemos, hasta que salga el decreto, cómo se va a pagar”, sostuvo el dirigente sindical.

Autor:




Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas