https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 13.01.2020 - Última actualización - 13:40
13:36

Coparticipación federal

Fernández y Rodríguez Larreta pelean mientras Santa Fe pierde

Ciudad de Buenos Aires mejoró sus ingresos “por decreto” de Macri. El presidente busca ahora el mismo camino para reducir recursos al distrito más rico del país. Santa Fe es acreedora de la Nación; no cobró antes ni ahora, tiene que pedir prestado y perdió 6,4 % de los recursos federales en 2019. 

 Crédito: Archivo.
Crédito: Archivo.

Crédito: Archivo.



Coparticipación federal Fernández y Rodríguez Larreta pelean mientras Santa Fe pierde Ciudad de Buenos Aires mejoró sus ingresos “por decreto” de Macri. El presidente busca ahora el mismo camino para reducir recursos al distrito más rico del país. Santa Fe es acreedora de la Nación; no cobró antes ni ahora, tiene que pedir prestado y perdió 6,4 % de los recursos federales en 2019.  Ciudad de Buenos Aires mejoró sus ingresos “por decreto” de Macri. El presidente busca ahora el mismo camino para reducir recursos al distrito más rico del país. Santa Fe es acreedora de la Nación; no cobró antes ni ahora, tiene que pedir prestado y perdió 6,4 % de los recursos federales en 2019. 

La ciudad de Buenos Aires pasó de 1 a 3,75 puntos de coparticipación federal con la “excusa” del traspaso de la policía a la ciudad autónoma durante la administración Mauricio Macri. El ex mandatario “redujo” a 3,5 ese índice; la ciudad más rica recibió de todas maneras más plata “a sola firma”.


Como la reforma constitucional del ‘94 dejó la variable de costos del traspaso a manos del presidente, Macri tuvo la potestad de aumentar la remisión de recursos a la administración de Rodríguez Larreta mediante un decreto. Esa misma potestad le asiste ahora -en forzada interpretación- al presidente Alberto Fernández, que podría revisar “por decreto” lo que le manda al principal distrito opositor de su gestión. Lo hace luego de que Cristina hablara de la ciudad rica y la provincia pobre de su “prohijado político” Axel Kicillof.



Horacio Rodríguez Larreta está dispuesto a negociar “cuánto” le descuentan. Mientras tanto el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) evaluó en un documento que “este entuerto se produce porque se considera imposible discutir un nuevo régimen de coparticipación federal de impuestos.


“La Constitución -recuerda el informe- estableció que un nuevo régimen de coparticipación debía ser sancionado en 1996. Ya se está próximo a entrar a un cuarto de siglo incumpliendo con este mandado. Pero lo más pernicioso es que se hacen modificaciones a la coparticipación de manera opaca, discrecional y arbitraria a través de diferentes vericuetos legales y no a través de los canales institucionales (que sería el debate y la sanción de una ley en el Congreso)”.


La pelea por los millones entre la Casa Rosada y la ciudad de Buenos Aires se da en medio de adelantos financieros del gobierno nacional a provincias en rojo. Entre ellas Santa Fe, que a pesar de ser acreedora multimillonaria del gobierno federal, le ha pedido $ 8 mil millones de adelanto financiero a la administración Fernández.


Mientras Omar Perotti solicitó “prestado” ese monto a la Casa Rosada, Santa Fe tiene pendientes de cobro las sentencias por los descuentos ilegales de coparticipación de Cristina Kirchner durante su último mandato como presidente. Macri no devolvió el dinero y ahora es Fernández quien debe hacerlo; de esta manera el presidente evalúa prestarle plata a Santa Fe cuando le debe un monto que puede ser diez veces esa cifra.


Un reciente estudio del Iaraf (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) firmado por Nadin Argañaraz, Ariel Barraud y Alex Zayat, reveló que Santa Fe es la provincia que más perdió en términos reales en la distribución de la coparticipación federal durante 2019. 



Si bien Santa Fe embolsó $ 137.351 millones, nominalmente un 43,7% más que en 2018, descontados los efectos de la inflación sobre la moneda argentina la comparación supone un -6,5% menos. Ningún otro distrito perdió tanto.
 


El análisis del Iaraf deja en claro que otras provincias se vieron favorecidas por la recuperación parcial de fondos de coparticipación en el marco del pacto fiscal firmado con Macri. También señala que Buenos Aires, el distrito que estaba en manos de María Eugenia Vidal, mejoró 9,6 % su coparticipación en el último año.

 

 

El análisis “per cápita”
 



"En el año 2019, la distribución automática de impuestos entre la Nación y las provincias fue de $ 2,7 billones. De este monto, el 40% fue a la Nación (que adicionalmente recibe el impuesto al cheque y los recursos de seguridad social y aduaneros) y el 60% se distribuyó entre las provincias”, señala Idesa.


Entre este 60% que fue a las provincias se observa que la provincia de Buenos Aires recibió el equivalente a $ 21 mil por habitante. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires recibió $ 28 mil por habitante. El resto de las provincias recibió en promedio $ 48 mil por habitante. 


“Estos datos muestran el primer indicio del desorden de la coparticipación. La provincia de Buenos Aires recibe por habitante menos de la mitad de lo que reciben el resto de las provincias. La Ciudad de Buenos Aires, que ahora sería perjudicada con la quita, también recibe menos que el resto. Pero entre el resto de las provincias también hay muchas arbitrariedades. Por ejemplo, Córdoba, Santa Fe y Mendoza reciben unos $ 35 mil per cápita, cuando Santa Cruz recibe $ 66 mil y Tierra del Fuego $ 108 mil. Provincias con similar nivel de atraso, como Jujuy y Formosa, reciben $ 55 mil y $ 90 mil, respectivamente”.

 


Cerca de la Rosada, más plata 



El análisis de Idesa, que preside el economista Jorge Colina, evalúa que “la arbitraria distribución de la coparticipación es solo una parte de la mala organización del federalismo. La otra fuente de inequidad e ineficiencia es la forma en que se asigna el presupuesto nacional. Por ejemplo, si bien la Ciudad de Buenos Aires recibe relativamente poca coparticipación, es la más beneficiada con el gasto público nacional.


“La Nación a la Ciudad de Buenos Aires le paga la Justicia, la seguridad (con Gendarmería y Prefectura nacionales), obras de infraestructura (agua, cloacas y calles) y el subsidio al transporte público (trenes y colectivos). Es más, con la Ley de Solidaridad se revirtió el avance del anterior gobierno, que había eliminado los subsidios nacionales a la electricidad, gas y agua en la Ciudad de Buenos Aires, y sumó un beneficio adicional más para la Ciudad”.


Ese retroceso fue parte de la suspensión del pacto fiscal, que en los hechos significó más presión fiscal a Santa Fe y una redistribución de recursos federales en favor del Amba (área metropolitana de Buenos Aires).
 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Hintermeister


Temas:


Dieron de alta a la ministra Martorano -  -
Política
Declaran inconstitucional la ley de control legislativo sobre fiscales y defensores - Imagen ilustrativa. -
Política
Shotaina
El fin de semana cerró con cuatro homicidios en la ciudad de Santa Fe - Imagen ilustrativa -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas