https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 11.02.2020 - Última actualización - 11:15
11:11

Llegan cartas

Soldadito de Plomo



Llegan cartas Soldadito de Plomo

Por Miguel Ángel Reguera

 

Tal vez te vi por primera vez, con tu chaqueta roja y fusil al hombro, en un rincón de la caja de juguetes y libros que me regaló el primo Omar. Y él, vaya a saber, de qué otro primo te recibió, con esa solidaridad implícita que nacía del vínculo familiar.

 

En mi infancia tuviste que compartir batallas con otra generación de soldados que -tal vez- verdes de vergüenza (ya que no eran rojos), se justificaban en que venían a reemplazar al plomo, que según decían, era perjudicial para la salud. Ahora deben ser ellos, puramente plástico, los que deben sufrir el exilio y además tolerar las maledicencias de aquellos que los acusan de ser contaminantes por miles de años. La conciencia ecológica los atacó por varios frentes y nada pudieron hacer para resistir.

 

Sus enemigos, los indios, eternos perdedores en las películas de cowboys, tenían su redención en mis juegos y recuerdo que alguna vez los ayudaste a ganar algunos combates gracias a un bolón verde, que solía agarrar desprevenida a la guardia del fuerte. Seguro que te acordás de esas victorias, pues a mi no me cabía en mente que tu figura y uniforme reluciente se pudiera mezclar en medio de ese pelotón descolorido, que ya desde lo estético estaba condenado a la derrota. Nada podía ser más atractivo para los ojos de un niño, que esos rostros pintados, esas plumas de colores y montar un caballo pinto para vencer al enemigo, siempre tan poderoso como impío.

 

La adolescencia, la juventud y la adultez, te mudaron de cuarto, de repisa y de estatus. Pasaste a ser “de colección”, de los que ya no se hacen, “vintage” diría mi sobrino Marianito, “antiguo” aclararía Martín. Lo importante es que en tu mundo de juguetes, pudiste subirte a mi imaginación y guiarme por caminos donde el único límite era el llamado de mamá: “¡A tomar la leche!”.

 

Hoy, los chicos esperan recibir la play, el celu, visores 3D, auriculares y micrófonos. ¿Serán estos los soldaditos de plomo dentro de 30 o 40 años? Como sea, ellos también tienen su batalla perdida contra Cronos que todo lo devora. Pero no se la vamos a hacer fácil, antes de entregarnos vamos a dar pelea. Vamos, alistate, que ahí llegan More con Santi y tenemos que tirarnos al piso para enseñarles como eran nuestras batallas.

 

¿Que decís? ¿Que tenés una pierna rota y el fusil despintado? Ya lo se y no importa.
No te olvides que de tanto vivir en Argentina a mi también se me rompió un ala. Sin embargo hay que seguir volando, hay que seguir soñando, hay que seguir dando batalla pues los chicos se merecen que hagamos el esfuerzo.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


ANSES dispuso de un sitio para chequear si estás habilitado para comprar dólares -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Ahora que no aplaudimos  Cepo al dólar  

Recomendadas