https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 05.04.2020 - Última actualización - 11:56
11:53

En San José del Rincón

Silvio González: "El trabajo coordinado es fundamental en estas situaciones"

El intendente costero resalta la labor que vienen realizando con la Junta de Protección Civil de la ciudad. La recaudación de la tasa local bajó un 50% en los últimos 20 días. Desde el 15 de marzo, los comercios cierran a las 16.

Contundente. “Somos hijos del rigor. Con el endurecimiento de las medidas y los controles, se logró que la gente cumpla mejor el aislamiento”, aseguró González. Crédito: Flavio Raina Contundente. “Somos hijos del rigor. Con el endurecimiento de las medidas y los controles, se logró que la gente cumpla mejor el aislamiento”, aseguró González.
Crédito: Flavio Raina

Contundente. “Somos hijos del rigor. Con el endurecimiento de las medidas y los controles, se logró que la gente cumpla mejor el aislamiento”, aseguró González. Crédito: Flavio Raina



En San José del Rincón Silvio González: "El trabajo coordinado es fundamental en estas situaciones" El intendente costero resalta la labor que vienen realizando con la Junta de Protección Civil de la ciudad. La recaudación de la tasa local bajó un 50% en los últimos 20 días. Desde el 15 de marzo, los comercios cierran a las 16. El intendente costero resalta la labor que vienen realizando con la Junta de Protección Civil de la ciudad. La recaudación de la tasa local bajó un 50% en los últimos 20 días. Desde el 15 de marzo, los comercios cierran a las 16.

Como el resto de las ciudades de la provincia, y al igual que en el país y en el mundo entero, San José del Rincón no es la excepción. Por este motivo es que Silvio González, su intendente, dialogó con El Litoral para describir la situación que vive la localidad costera en el medio de la pandemia por el Covid-19.

 


—¿Cómo están viviendo este momento?

—Rincón no fue un Estado ajeno a lo que, por lo que veo o escucho, se repitió en gran parte del país. La toma de conciencia, la importancia y casi la única herramienta que tenemos para controlar o al menos minimizar los daños que pueda generar esta pandemia es el aislamiento. Es triste decirlo, pero somos “hijos del rigor”. A partir del endurecimiento de las medidas y los controles, se logró que la gente cumpla. Pero sino, los primeros días el movimiento era casi normal. Fundamentalmente, con la restricción que hicimos en el horario de los comercios, que es la principal causa que genera movilidad. Porque cuesta que la gente modifique el hábito de ir a comprar todos los días para alimentarse, lógicamente, teniendo en cuenta que no todos tienen la posibilidad de hacer una compra que le aguante una semana. Acá desde el 15 de marzo los comercios cierran a las 16, desde las 10. Pero ahora se le pidió el Centro Comercial que se abra una hora antes.

 

—¿Controlan también los sobreprecios?

—No tenemos esa facultad ni el poder de policía de controlarlos, porque es algo que hace la secretaría de Comercio Interior. Pero a partir de la publicación del Gobierno nacional de los precios máximos, y que se hizo extensivo en nuestra provincia, lo que hicimos fue notificar a cada uno de los comercios de la ciudad de que existen esos precios máximos, y estamos yendo (a controlar) con los inspectores municipales de manera espontánea, o a partir de denuncias que recibimos contra algunos comercios. Hacemos la constatación para ver si se respetan (los precios máximos) o no. Y si se incumple, labramos un acta y la elevamos a la secretaría de Comercio Interior para que apliquen las medidas correspondientes.

 

Pero lo más importante en esta situación tiene que ver con la condena social. Nuestra localidad es muy chica, y la gente misma se encarga de escrachar a aquellos vecinos que se aprovechan de esta calamidad que estamos viviendo.

 

—¿Cómo llevan adelante los controles de tránsito?

—Cerramos los accesos a la ciudad por los terraplenes. Más precisamente a la altura del kilómetro 3 y medio, donde está el Callejón Laborie que es el límite sur de la ciudad; y también en el terraplén sobre el Arroyo Ubajay, a la altura del kilómetro 8 y medio, donde está ubicada la nueva estación transformadora. Lo que buscamos con esto es que la gente no pueda circular por los terraplenes para venir a la ciudad. La obligamos a que lo haga por la ruta donde están los controles policiales. Hacemos lo propio también en el ingreso a la ciudad, en calle San Martín. Y estamos coordinando con Santa Fe y Arroyo Leyes para hacer controles en el kilómetro 0,5 en La Guardia y en el puente del Arroyo Potrero.

 

Tanto Colastiné y Rincón como Arroyo Leyes tenemos un poco más de control de la circulación, y la verdad que son muy estrictos. En los últimos días realizamos el secuestro de muchos vehículos de personas que violaron el aislamiento obligatorio. Retuvimos ya unos 20 coches, por 60 días como mínimo, o más si se extiende la cuarentena. Además, desde el miércoles a la noche, personal de Gendarmería también está colaborando con los controles. Y tenemos mucha circulación de la policía provincial en todos los barrios.

 

La cuestión social y la economía

 

—¿Cómo es la ayuda para los que menos tienen?

—Entre tantas cosas, una de las preocupaciones tiene que ver —más allá de lo que prometió Nación y que se empezará a hacer efectiva en los próximos días— con la situación de aquellas familias que están dentro del trabajo informal, que viven de changas y que no pueden salir a trabajar en estos días. Realizamos un relevamiento de 450 familias que piden asistencia alimentaria. Nosotros asistimos ya a 250, todo con recursos propios. Les dimos alimentos no perecederos y algunos kits de limpieza que tienen jabón, detergente, lavandina, etcétera.

 

—¿Cómo articulan el trabajo con todos los actores involucrados?

—En una situación como ésta, trabajar de manera conjunta y coordinada es fundamental y tenemos todos que hacer el máximo esfuerzo, optimizando recursos y bien coordinados, porque no hay nada peor que, en medio de una emergencia, haya una multiplicidad de voces y órdenes en las cuales se malgastan recursos y se cometen errores que se terminan lamentando. Estamos trabajando con la Junta de Protección Civil local, reuniéndonos cuando es realmente indispensable, y vamos articulando acciones a través de todos los canales que tenemos a disposición.

 

Sí tuvimos bastantes dificultades y reclamamos al Ministerio de Salud, con nota formal, acerca de cómo nos está llegando la información epidemiológica a nuestra ciudad. Fundamentalmente para esa información llegue a los profesionales del efector local, para que ellos tengan de primera mano la información, y que eso nos permita llevar adelante acciones de control y de optimización del esfuerzo. O para extremar medidas de aislamiento a personas contagiadas o a los sospechosos, y no basarnos sólo en lo que se publica en la página oficial de gobierno.

 

—¿Cómo afecta esta situación de emergencia al municipio desde lo económico/financiero?

—Toda esta situación nos genera un daño importante en lo económico, algo que va en consonancia con la crisis a nivel mundial, que traerá una gran recesión. Sería una rareza de que no estuviésemos afectados. Pero en particular en la Municipalidad, después de haber podido pagar el primer día hábil del mes durante poco más de dos años, por ejemplo tuvimos que utilizar recursos propios para pagar el aguinaldo en diciembre. Pedimos un adelanto ordinario de coparticipación que nunca lo recibimos, por lo cual enero y febrero no pudimos pagarlo en tiempo y forma. Recién lo hicimos en marzo.

 

No obstante, y paradójicamente cuando la economía estaba muy parada, nosotros veníamos mejorando, sobre todo porque estábamos haciendo una gestión de cobro de deuda muy importante. Siendo concretos: veníamos con una recaudación promedio de gente que paga regularmente la tasa que —es el principal ingreso de la Municipalidad— de un 55%, y en estos últimos 20 días recaudamos un 5%. O sea, es un daño realmente importante.

 

Hasta ahora, la ayuda que veníamos reclamando siempre estuvo asociada a un contexto provincial que demandaba herramientas y recursos por parte de la Legislatura, y eso se terminó de destrabar. Urgentemente los municipios y comunas necesitamos (la ayuda) de la provincia, y la Ley de Necesidad Pública prevé más de 3 mil millones de pesos para repartir entre todos. Ojalá que esa ayuda llegue lo más pronto posible.

Exhaustivos. Son los controles y la fumigación con agua clorada (como en la imagen) cuando como en este viernes, hubo acumulación de gente por la apertura de los bancos. Foto: Gentileza

 

Línea extra

 

 

Además de reforzar la difusión de los teléfonos oficiales (144, 911 y 0800-777-6549), en San José del Rincón, por temas de asesoramiento y consulta por casos que se puedan dar de violencia de género, se habilitó una línea de celular del equipo interdisciplinario que depende de la subsecretaría de Desarrollo Social, que aborda específicamente esta problemática en la ciudad. El número para comunicarse es el 0342-156127057.

Cifra: 5 notificaciones son las que tiene en total San José del Rincón: un caso de coronavirus positivo confirmado (que se encuentra en buen estado de salud, y se trata de una persona joven que viajó a Brasil), otro sospechoso y 3 descartados.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Juan Ignacio Rodríguez


Temas:


El rosarino repatriado dio negativo para coronavirus -  -
Salud
Colón tendrá seis meses más para firmar con Garcés -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  Vicentin  Estados Unidos  

Recomendadas