https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 16.10.2020 - Última actualización - 9:51
9:49

En el sur provincial

Buscan armar en Rosario un nuevo sistema de transporte que se ajuste a la "nueva normalidad"

El coronavirus obligó a que una inmensa mayoría de los usuarios cambien el colectivo por otro medio de transporte. Esto generó que el sistema no logre sobrevivir sin subsidios nacionales. Actualmente, el servicio pierde unos 100 millones de pesos al mes, lo que se traduce en pérdidas por ingresos tarifarios por 1.300 millones de pesos.

 Crédito: El Litoral
Crédito: El Litoral

Crédito: El Litoral



En el sur provincial Buscan armar en Rosario un nuevo sistema de transporte que se ajuste a la "nueva normalidad" El coronavirus obligó a que una inmensa mayoría de los usuarios cambien el colectivo por otro medio de transporte. Esto generó que el sistema no logre sobrevivir sin subsidios nacionales. Actualmente, el servicio pierde unos 100 millones de pesos al mes, lo que se traduce en pérdidas por ingresos tarifarios por 1.300 millones de pesos.

 

Ignacio Pellizzón | region@ellitoral.com

 

Los números de la pandemia no mienten y obligan a repensar todo de nuevo, inclusive la forma en que las personas se movilizan. En Rosario, desde que comenzó la cuarentena el 20 de marzo, se calcula que 8 de cada 10 usuarios dejaron de utilizar el colectivo. Esto derrumbó la economía del sistema de Transporte de la ciudad y provocó que los ómnibus funcionen a media máquina gracias a subsidios nacionales.

 

En lo que va del año se acumulan 76 días de paro de Transporte, es decir que Rosario estuvo durante más de dos meses sin circulación de colectivos a causa del retraso en el envío de subsidios de Nación.

 

Las personas en pandemia se volcaron a utilizar las bicicletas propias como las públicas, comenzaron a caminar más para trasladarse y volvieron a subirse al coche particular. Una situación impensada que solamente es posible gracias a la irrupción del coronavirus.

 

Es por eso que tanto la provincia de Santa Fe como, en lo singular, la ciudad de Rosario, están tomando medidas para tratar de frenar el derrumbe del sistema de colectivos y tratar de adaptarlo a la situación excepcional que se está viviendo.

 

Los números de la pandemia no mienten. En Rosario se pasó de 450 mil boletos diarios, que se usaban para financiar el 55% de los ingresos, a quedar apenas 60 mil viajes, es decir un 20 % de lo que firmaron en el pliego licitatorio las empresas Rosario Bus y El Cacique para prestar el servicio.

 

Las estimaciones municipales son aún más catastróficas. Calculan que el sistema pierde 100 millones de pesos al mes, una caída que el propio gobierno estimó en pérdidas por ingresos tarifarios por 1.300 millones de pesos. Al día todos los coches recaudan unos 3 millones de pesos.

 

El desafío es lograr articular un nuevo sistema que permita satisfacer la demanda actual en plena pandemia sin que se genere un colapso financiero. Para ello tendrán que consensuar con los distintos referentes de la política local el cómo y hasta cuándo. El interrogante que subyace es si el nuevo formato será temporal o permanente.

 

La emergencia

 

Hasta el momento, el primer paso se dio a nivel provincial. La Cámara de Diputados de Santa Fe dio sanción definitiva a un proyecto proveniente del Senado por el que se declaró la emergencia del sistema de transporte público. La iniciativa da facultades al Ejecutivo para reordenar el servicio y entregar asistencia económica al sector.

 

Con la declaración de la Emergencia, la secretaría de Transporte puede reordenar el servicio, entregar asistencias económicas a las empresas que estén en una situación difícil y establecer beneficios impositivos.

 

En Rosario hace más de dos semanas, el Palacio de los Leones envió al Concejo un mensaje en el que solicitó la declaración de la Emergencia en el servicio de colectivos por 36 meses con el fin de renegociar las condiciones del pliego de concesión que rige desde el 2018 por un plazo de 10 años, con opción a 5 más.

 

La secretaria de Movilidad, Eva Jokanovich, contó a Mirador Provincial que le solicitaron al Palacio Vasallo la Emergencia en el Transporte “para que, con la participación de distintos actores, como choferes, empresarios, concejales y el Ente de la Movilidad, trabajemos en implementar un sistema realista que se adapte a la demanda y a las necesidades actuales de las rosarinas y rosarinos”.

 

Primero el Concejo debe tratar la Emergencia. En el caso de que se apruebe, se habilita al Ejecutivo a modificar recorridos de líneas, cambiar frecuencias, utilizarlo en base a demanda, entre otras posibilidades que permitan reducir costos acordes a las necesidades.

 

El titular de la comisión de Servicios Públicos del Concejo, el oficialista Fabrizio Fiatti, acentuó lo mencionado por Jokanovich: “Es inocultable la Emergencia en Transporte, tenemos un sistema que se sostiene mayoritariamente a través de los pasajes y hoy sólo recauda el 20% por la falta de usuarios que generan las restricciones sanitarias”, señaló.

 

Y agregó: “Ya comenzó el diálogo entre bancadas analizando aportes de todos los bloques, y en los próximos días funcionarios del Ejecutivo municipal se reunirán con cada uno. Confiamos en llegar a acuerdos que permitan concretar el rediseño del sistema, y así optimizarlo para poder contar con el mejor servicio posible para los usuarios”, finalizó.

 

Pese a que el intendente, Pablo Javkin, trató de bajar un mensaje amigable en el que invita a que todos los bloques participen “en el armado de un texto consensuado” de manera avanzar “lo antes posible” y llegar a un acuerdo, las voces opositoras ya plantearon sus posturas.

 

El concejal personita, Eduardo Toniolli, quien además dirige el Observatorio del Transporte de Rosario (OTR), señaló a Mirador Provincial su negativa a que se declare la Emergencia por el lapso de 3 años, como propone Javkin. “Sostenemos que el esquema no puede exceder el escenario de la pandemia”, dijo y agregó: “De hecho la Emergencia provincial está dictada de esta manera”.

 

“Pensamos que, si la idea de la Intendencia es rediseñar el sistema, habría que dar de baja el pliego y armar uno nuevo”, ratificó Toniolli, porque interpreta que se pretende eximir a las empresas del rubro de cumplir con el actual pliego para luego continuar con el contrato vigente.

 

Su par de Juntos por el Cambio, Carlos Cardozo, expresó a Mirador Provincial que opina lo mismo que Toniolli: “Lo de los 3 años nos parece excesivo, es darles un cheque en blanco sin saber cómo seguirá todo después de la pandemia, cómo se reactivará el sistema; pero estamos de acuerdo en que algo hay que hacer”.

 

Sistema realista

 

Una vez superado el desafío de aprobar la Emergencia en el Transporte, se deberá llegar a un acuerdo para articular el nuevo funcionamiento de los colectivos. “No será una delegación de potestades sino de una readecuación, que se hará con la participación de una comisión integrada por concejales e integrantes del Ente de la Movilidad, choferes y otros actores del sistema”, comentó Javkin al diario La Capital.

Algunas voces ya deslizan la posibilidad de hacer cumplir algunas de las propuestas que ya figuran en el último pliego aprobado bajo la gestión de la ex intendenta, Mónica Fein, en el que se proponía, además de líneas troncales, incorporar unidades más pequeñas que circulen por los barrios. Éstas últimas podrían ser las que se utilicen durante la pandemia, sugieren algunos legisladores.

Otros proponen que el servicio funcione acorde a la demanda que haya según cada día, lo que evitaría la circulación de unidades vacías o con menos de un 30% de ocupación. Sin embargo, muchos echan por tierra la idea porque la toman como inviable.

El Ejecutivo ya se encuentra elaborando una suerte de borrador para presentar en el Concejo y poder escuchar propuestas, ideas que habiliten el debate sobre qué Transporte comenzará a funcionar en Rosario de manera inminente para evitar la implosión financiera que se está generando actualmente.

Conceptualmente, el intendente Javkin, negó la posibilidad de avanzar de manera unilateral con una propuesta mediante delegación de facultades, sino que pretende “una comisión de seguimiento” en el que se sienten en la misma mesa los trabajadores, los empresarios, los funcionarios y los legisladores y, así, buscar el mejor servicio posible. ¿Lo lograrán?


 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



La provincia pagará una ayuda social de $ 10.000 a docentes reemplazantes y asistentes escolares -  -
Educación
Los supermercados santafesinos vendieron menos durante agosto -  -
Economía
Francisco Villano, director del Iturraspe: "Por momentos, sentí que me moría" - El Dr. Villano, director del Iturraspe. -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?