https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 15.01.2021 - Última actualización - 8:04
7:56

MÚSICA

"La proximidad con mi público era muy urgente"

La cantante y compositora Paula Maffía trae a Santa Fe su "bestiario" artístico de dos décadas que la convierte en una referencia ineludible de la canción argentina actual.

"En un show en vivo, yo hago una parte de ese ritual, pero la gente y el lugar que nos acoge también hacen una parte muy grande".
Crédito: Gentileza Catalina Bartolomé

"En un show en vivo, yo hago una parte de ese ritual, pero la gente y el lugar que nos acoge también hacen una parte muy grande". Crédito: Gentileza Catalina Bartolomé



MÚSICA "La proximidad con mi público era muy urgente" La cantante y compositora Paula Maffía trae a Santa Fe su "bestiario" artístico de dos décadas que la convierte en una referencia ineludible de la canción argentina actual. La cantante y compositora Paula Maffía trae a Santa Fe su "bestiario" artístico de dos décadas que la convierte en una referencia ineludible de la canción argentina actual.

 

Este viernes, a partir de las 21, Paula Maffía visitará la ciudad de Santa Fe para presentarse en Tribus Club de Arte (República de Siria 3572). La artista nacida en Buenos Aires recorrerá una trayectoria que tuvo hitos colectivos (Acéfala, La Cosa Mostra, Las Taradas) y hoy despliega como solista, con su último álbum "Polvo" (2019). Abrirá el show la cantautora local Candela Fernández.

 

Animal performático

 

"Algo que dejé de hacer durante el año pasado, abolido de futuro, son los prospectos. Lo único que puedo proyectar es mi deseo, dado que nunca se sabe qué va a pasar el día de mañana". Luego de presentarse en dos oportunidades en Buenos Aires, Paula Maffía desea -ese es el verbo siempre en ella- trasladar esa efusividad y felicidad. Para ello, es clave la experiencia del encuentro con "la otredad". "Creo en la música como un arte performático. Puedo dedicarme a hacer música para cine y nunca pisar un escenario, pero soy un animal performático: la proximidad con mi público era muy urgente y necesaria. Es un pacto entre ambas partes y es exponerse a nuevas aventuras, salir del lugar cotidiano, común".

 

 

—La fauna es una presencia poderosa, quizá más fuerte que la flora, a lo largo de tu obra.

 

—Es un lugar de pertenencia inexorable. Somos animales. Negarlo sería cinismo. Nunca no fui un animal. Hay algo extraño en mí que siempre se asumió animal y se fue entristeciendo mucho cuando tuvo que decidir si era nena o nene. Después tuvo que asumirse como adolescente, y más tarde poner el cuerpo como mujer. Roles y miradas que la sociedad sugirió sobre mi forma. Entonces, fui perdiendo una potencialidad salvaje en la medida en que fui tomando forma; esos límites que me dieron forma, también me retuvieron (esta cualidad doble que tienen los límites). Pero, no por eso, estoy más alejada de la flora. Creo en una vida muy sistémica: estamos todas las partes funcionando para una mayor, un orden, un cosmos. La flora está presente en mi música, pero principalmente en mis textos. Además, en este momento estoy hablando en mi terraza rodeada de plantas, estudié botánica… fui un animal que se ocupa de las plantas.

 

—¿Tenés alguna planta preferida?

 

—La marihuana, por supuesto.

 

Un derrumbe muy grande

 

Paula disfruta de la espesura del lenguaje (tal vez, mucho tenga que ver la formación emocional en el repertorio de María Elena Walsh). El juego, para Maffía, es "la capacidad de salir de un lugar común, mirarse desde afuera y poder reírse de esas pequeñas fatalidades, incorporarlas. Pienso en un niño, en una niña, que se hace una tragedia por algo muy pequeñito y es genuina es angustia. También es gracioso el nivel de caos que hay contenido en algo tan pequeño".

 

Pero, ¿qué más es el juego-fuego en ella? "Un lubricante fundamental para la cotidianidad", responde. En especial, los juegos de palabras. Porque "el lenguaje es un sistema que, si bien estamos moldeando todo el tiempo, se nos impone permanentemente. Los juegos de palabras nos hacen recordar que bailamos con el lenguaje. En esa fisura, donde las palabras pueden significar lo que significan y todo lo demás, están todos los significados a una palabra de distancia. A un grado de distancia, una palabra puede significar la totalidad. El juego es lo que permite hacer esos saltos tan osados entre lo no evidente y lo que hay".

 

Foto: Gentileza Catalina Bartolomé

 

—¿Cuál es tu palabra preferida?

 

 

—Me fascinan las palabras con "o". En mi primer disco, la banda que armé fue Orgía; después salió "Polvo" que tiene una cantidad de "o" y es muy redonda; voy a sacar un libro que se llama "Verso". Hay algo en esa forma y en la sonoridad de ese fonema que se me hacen muy exquisitos. Me gustan las palabras cortas que pueden tener un montón de significados, esa evocación tan sencilla, poner apenas el dedito en algo, empujarlo y que eso genere un derrumbe muy grande en quien lo lee y lo intelige.

 

Comunión maravillosa

 

"Creo que la última k-word que me atraviesa es placer". Así se llama la producción más reciente de Paula Maffía, una pieza audiovisual de 45 minutos creada junto a Emiliano Romero y equipo. Un modo de asumir y reencauzar la vulnerabilidad y la fibra creativa en momentos críticos para la llamada industria del entretenimiento a raíz de la pandemia. Además, una lectura personal de la situación. "Me pareció una puesta en escena poco eficaz el streaming", cuenta Paula. "Es sencillo y efectivo en la medida en que se hace. Pero estamos empobreciendo el circuito de intercambio que tenemos con nuestro público. En un show en vivo, yo hago una parte de ese ritual, pero la gente y el lugar que nos acoge también hacen una parte muy grande. Todo eso genera un bioma de cultura independiente: desde lo que estás tomando a lo que estás escuchando, lo que significa ese lugar, el confort o disconfort que se genera".

 

"Yo empecé a tocar en sótanos con el piso pegoteado de birra, ahora lo pienso y digo 'qué macabro', después de Cromañón nadie piensa en hacer un show en un sótano sin salida. Cuando era pequeña, era una masa. Y la cultura del pogo, un éxtasis increíble. Te lo ponés a pensar y nunca es un buen momento para recibir una piña, pero una vez que estás ahí no lo podés evitar. Te morís de ganas. Yo me crié en el punk, entonces el pogo es una institución muy querida. La gente me pregunta: ¿cómo es el show que vas a traer? No sé, es el show que vamos a hacer esa noche con las condiciones que haya: se puede cortar la luz, puede haber una tormenta eléctrica, la gente puede haber tenido una mala noticia, se puede haber muerto un ídolo popular… todo eso afecta a las personas que van a ser parte de esa comunión maravillosa.

 

Una pared que diga

 

Tenía 11, 12. Se sentía incómoda. El dibujo fue lo primero. Un compañero increíble "cuando tuve la necesidad de salir de mí misma". O sea, de jugar. A los 15 años empezó a sufrir insomnio: no dormía de noche, pintaba toda la madrugada. Dibujaba, escribía, estudiaba morbosamente pero necesitaba agotarse. Un año después, entró al conservatorio. Y se calmó "tipo te calmás".

 

En 2019 y 2020 sucedieron, por lo menos, dos hechos que a Paula le pintaron el alma. Para una persona que no se reconoce suertuda ni especula con que la suerte pueda fallar a su favor, ambas experiencias fueron nivel Grammy. En noviembre de 2019, abrió el show de Patti Smith en el Luna Park. "Un beso al cosmos. Inmenso". En julio pasado le llegó una data: una pared en Parque Chas con una canción tuya. "Fue una locura que alguien se deje interpelar tan profundamente por mi frase y la vaya a escribir con delicadeza en la pared de su casa. Ni siquiera tomó una pared furtiva, esa persona cedió una pared, con lo cual va a quedar ahí hasta que ella decida pintar otra cosa".

 

Obra en construcción

 

La discografía solista de Maffía incluye, por el momento, dos movimientos: "Ojos que ladran" (2015) y "Polvo" (2019). Pero, ¿cómo continuará esa trilogía amorosa? Paula anticipa:

 

—Tengo una intuición. Me parece que después de tanto derrumbamiento de la institución del amor, si yo me retiro ahora o me quedo mordiendo la cola entre preguntas, sería deshonesto. Necesito estar a la altura de una frase que publiqué en el libro y asumirla: "el amor no es un hogar, es una obra en construcción". Es importante que yo ayude o me exponga o sugiera de qué manera se empieza esa construcción… o, por lo menos, poner yo el cuerpo y ser ese ratón que hace el experimento. Eso es lo que se tiene que venir. Estaba empezando a escribir las canciones que van a ser parte de este nuevo disco (no quiero adelantar nombre, nada, porque cambio de opinión), pero siento que el paradigma todavía está tomando forma y me puede llegar a sorprender a mí misma. Así que con mucha paciencia, estoy poniendo en práctica en la cotidianidad mis palabras para que me estallen en la cara, si es necesario, y escribir finalmente el tercer disco. Es, un poco, un trabajo etnográfico dentro de mí misma y en mis alrededores.

Autor:

Leonardo Pez


Temas:



El Senado le "hace saber" a un juez que debe archivar la causa contra Traferri - Gramajo y Kaufmann. -
Política
Este lunes comenzará en la provincia el operativo de vacunación para mayores de 90 años  -  -
Salud
Hidrovía: el gobierno cedió algunas concesiones y por ahora mantiene a todos bajo una tensa calma -  -
Coronavirus: 337 contagios y 14 muertos durante la jornada en la provincia de Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus