https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 17.01.2021 - Última actualización - 18:11
18:10

Columna de Neurociencias (por Dr. Hugo Valderrama)

Chupete electrónico: aumentaron las horas en el celular y play, ¿qué hacer?




Columna de Neurociencias (por Dr. Hugo Valderrama) Chupete electrónico: aumentaron las horas en el celular y play, ¿qué hacer?

Por Dr. Hugo D. Valderrama | Médico neurólogo - Máster en Neurociencias (Mat. 5010)

Instagram - Facebook: @neurologohv

 

Las pantallas pueden ser muy efectivas para mantener a los niños tranquilos y callados, ¿es lo que queremos para ellos y con qué consecuencias?

 

Solo para tener una noción de la dosis: dos horas y media todos los días, es el equivalente a un año entero, cada diez años.

 

La diversidad infinita de estímulos que brindan a nuestras neuronas el contacto pleno con otra persona, la sociedad y nuestro planeta no son superados por pequeñas habitaciones virtuales.

 

Debemos mantener la esencia de las tecnologías, “técnica y ciencia”, como herramientas que nos ayuden a vivir en plenitud y libertad, no en su esclavitud. Si por nuestro mal uso dejan de ser útiles, nos inutilizan.

 

Podemos iniciar haciéndonos estas preguntas:

 

¿Para quién?

 

Las formas de educar a edades tempranas ante una frustración, un esfuerzo o una recompensa condicionan conductas futuras, la posterior capacidad de atención y aprendizaje.

 

A menor edad el niño, menos desarrollada tiene su capacidad de autocontrol. Las neuronas del lóbulo frontal encargadas de frenar conductas impulsivas se hacen más eficientes con el ejercicio, pero no es recomendable iniciar ese entrenamiento con estímulos potencialmente tan adictivos.

 

¿Para qué?

 

Entretenimiento: aún no existe una realidad virtual, que emule los infinitos estímulos del ambiente que ingresaron por todos nuestros sentidos, e infinitas variables que lo modifiquen con nuestras acciones. Los videojuegos siguen siendo habitaciones de pocos centímetros, con estímulos infinitamente limitados, donde un software determina al consumidor que puede hacer, mientras pasa horas encerrado en ellas. Y si alguna vez emulan a la realidad, que una adicción a una tecnología no interfiera, en elegir si es ahí donde queremos pasar gran parte de nuestra vida.

 

Un dato a tener en cuenta: el 70% de los videojuegos involucran en su desarrollo u objetivo, violencia en diferentes grados, llegando a un nivel impensado por muchos padres que lo desconocen.

 

Comunicación: “la tecnología nos acerca a los lejanos, pero nos aleja a los cercanos”. Si reemplaza la comunicación que puede ser presencial, se esta restando lenguaje corporal, fluidez al hablar, expresiones, sensaciones físicas y lo más importante, la empatía que genera “estar” junto al otro.

 

Conocimiento: toda la información en nuestra manos, la clave es el filtro. No dejaríamos a un niño solo en una biblioteca para que lea cualquier cosa que agarre, tampoco debemos dejarlo solo en la red. Internet puede mostrarnos maravillas que de otra manera nunca alcanzaríamos, pero tambíen basura que tampoco alcanzaríamos. Explorar la red es maravilloso, partiendo por los provechosos accesos, que aporta a la enseñanza. Pero deben tener guías, para ello primero como adultos, debemos conocer los recorridos. Luego a medida que crecen, enseñarles a distinguir y diferenciar, paso previo y necesario para tener la libertad de elegir.

 

Reconocimiento: su búsqueda por sí misma en el mundo virtual, puede provocar una sobrevaloración de los demás, si es que solo observan expresiones de deseo totalmente alejadas de la realidad. Los espectadores que ignoran lo que pasa detrás de las pantalla, desconocen las necesidades, emociones y sentimientos de fondo, impidiendo que se forme cualquier red natural de apoyo y contención humana.

 

¿Por qué?

 

Si la respuesta es “porque todos lo hacen”, seguramente no estamos dando nuestro esfuerzo. Cada persona y familia tiene sus propias necesidades, debemos analizar de forma evolutiva según cambien las circunstancias, que es lo mejor para nuestro hijos e intentarlo.

 

¿Cómo?

 

Las guías de actuación destinadas a los padres de niños pequeños y adolescentes incluye numerosos consejos para afrontar esta situación, aquí destaco cinco:

 

Brindarles información: Hay que mantener conversaciones que expliquen cómo determinada tecnología puede ser útil y/o agradable con un correcto uso, pero que perderán muchos momentos de felicidad y bienestar, si quitan el tiempo para otros estímulos sanos y necesarios para sus cerebros.

 

Establecer normas claras: que se puede y qué no se puede hacer con las pantallas, cuánto tiempo se le puede dedicar y en qué momentos.

 

Supervisar los contenidos: impedir que se “bunkericen” en su habitación. Las pantallas deben ser de los padres, que les son brindadas a sus hijos como herramientas previas explicación de su uso, no de los hijos.

 

Esforzarse por brindarles todas las alternativas posibles: Fomentar la inventiva, priorizando las actividades creativas. La familia de mi padre no podía comprarles juguetes, pero él me contó por ejemplo, como un palo de escoba podía ser su espada, vara mágica, lanza, bastón del rey, palo de karate… Los mundos no venían limitados y manufacturados en bandeja, su imaginación los creaba, esa inventiva la sigue teniendo hasta la actualidad. Lo mismo hicieron las generación sin videojuegos, donde no faltaron genios ni creativos, es obvio, pero “más” no es sinónimo de “mejor”.

 

Dar el ejemplo: de nada sirven los consejos sobre el buen uso de estos dispositivos, si los niños ven que sus padres hacen justamente lo contrario.





Santa Fe insegura: dos crímenes en menos de una hora en la capital provincial -  -
Sucesos
Armaron un TEG con el mapa de Santa Fe y se hicieron virales - Primeras partidas del TEG santafesino -
Área Metropolitana
Alberto Fernández llega al Congreso: ¿Cómo será la ceremonia? -  -
Vacunación Vip en Santa Fe: Perotti le pidió la renuncia al director del Hospital de Reconquista - Hospital de Reconquista. -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus