https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 02.04.2021 - Última actualización - 12:13
2:01

Aquella hazaña de Crippa con su avión

"Piloto argentino contra toda la flota británica"

La maniobra de Owen con ese Aermacchi MB 339 (4-A-115) es un recuerdo imborrable de Malvinas. Hay fotos, relatos y hasta un documental que reconstruye su increíble maniobra

Detalle de una de las pinturas alusivas al momento del ataque a la Argonaut.    Crédito: GentilezaDetalle de una de las pinturas alusivas al momento del ataque a la Argonaut.
Crédito: Gentileza

Detalle de una de las pinturas alusivas al momento del ataque a la Argonaut. Crédito: Gentileza



Aquella hazaña de Crippa con su avión "Piloto argentino contra toda la flota británica" La maniobra de Owen con ese Aermacchi MB 339 (4-A-115) es un recuerdo imborrable de Malvinas. Hay fotos, relatos y hasta un documental que reconstruye su increíble maniobra La maniobra de Owen con ese Aermacchi MB 339 (4-A-115) es un recuerdo imborrable de Malvinas. Hay fotos, relatos y hasta un documental que reconstruye su increíble maniobra

"Siempre me dicen: “Che, qué valiente que fuiste, te metiste entre medio de todos los buques”. Parece que fuera por valentía, pero lo voy a explicar. Primero, veo el helicóptero inglés y cuando después veo los buques, empiezo a girar y los buques me empiezan a tirar a mí. Cuando termino de tirar, nace un don que me regala Dios, tener la sangre fría en medio de todo eso y poder pensar para tomar decisiones. No es que yo sea fantástico, Dios me hizo así, como si me hubiera dicho: “Owen, en el medio del conflicto vas a ser un tipo calmo que va a poder resolverlo”. Entonces, me olvido del helicóptero inglés para no desperdiciar municiones y me enfilo hacia los buques que eran muchos", cuenta Owen Crippa una y otra vez a pedido de El Litoral. La fría crónica indica que el 21 de mayo de 1982, el Aermacchi MB 339 (4-A-115) piloteado por el aviador naval Teniente de Navío Owen Guillermo Crippa despega desde el aeropuerto de Puerto Argentino (Islas Malvinas).

 

 

Confundido contra el terreno, vuela rasante hacia el estrecho de San Carlos.

 

Debe realizar una misión peligrosa: las chances de retornar son nulas, el piloto sabe que sus mínimas probabilidades de supervivencia se han esfumado, la misión es una muerte segura.

 

Debe informar en qué lugar del estrecho de San Carlos la Fuerza de Tarea Británica, la tercera flota más poderosa del planeta, realiza su desembarco masivo. Se le pide contabilizar la cantidad de buques, atacarlos, exponerse a su fuego concentrado. Si encuentra otros blancos de interés, helicópteros, vehículos, lanchas de desembarco, también debe atacarlos.

 

El avión que voló en Malvinas y buscan repatriarlo

 

El desembarco británico en las playas lo lleva adelante la infantería, regimientos de paracaidistas, fuerzas especiales, es un despliegue similar al de Normandía en el Día D. El área se encuentra protegida por patrullas de Sea Harrier, buques de guerra armados con misiles, cañones antiaéreos, armas pesadas y  livianas. La infantería cuenta con misiles portátiles que pueden ser lanzados desde el hombro de un soldado.

 

Crippa no retrocede, avanza hacia San Carlos. Su Aermacchi 115 ha sido fabricado en Milano, Italia, especialmente para la Aviación Naval Argentina. Es un caza de entrenamiento y apoyo aéreo cercano a la infantería. El 115 arriba al país en 1980 pintado de color blanco y rojo. Ahora, el 115 ha cambiado su vestimenta, vuela camuflado con colores verde y marrón. En su nariz lleva el número 115 y el escudo de la Primera Escuadrilla Aeronaval de Ataque. Crippa está más cerca de San Carlos, enfundado en su casco blanco, observa hacia todos lados.

 

El día es diáfano, parece irreal que la guerra haya llegado hasta esa naturaleza irredenta, salvaje y pura. La parte frontal de su casco es llamativo, lleva un calco especial. Crippa distingue un helicóptero enemigo, se prepara a atacarlo, asciende y lo centra en su mira, va a lanzarle una ráfaga con sus cañones y seguro será otra baja para el enemigo. Rebasa una loma y frente a su parabrisas frontal aparece más abajo una playa, no muy lejana y un panorama aterrador.

 

Es la fotografía perfecta del desembarco británico en San Carlos. Las tropas realizan movimientos masivos para hacer pie en las Islas Malvinas. Crippa abandona al helicóptero, se lanza solo hacia la tercera flota más poderosa del planeta. Los buques de asalto, logísticos, destructores y fragatas se encuentran fondeados. Algunos navegan otros realizan su tarea de brindar apoyo y cobertura al desembarco. El Aermacchi se desliza a baja altura sobre la playa. Crippa elige su blanco: la fragata HMS Argonaut. Abre fuego con sus cañones de 30 mm, el estampido resuena y golpea a la fragata enemiga.

 

A continuación, dispara sus cohetes Zuni de 75 mm, que impactan sobre la superestructura del buque, golpean sus antenas y radares. De inmediato, el buque queda sin sistemas de defensa, averiado y con limitaciones operativas. A bordo hay tres heridos, pero ningún muerto, Crippa cumple con el primer objetivo: poner fuera de combate un buque orgullo de la OTAN sin la pérdida de vidas humanas.

 

El piloto naval tiene la sorpresa de su lado y aprovecha cada segundo que le concede Dios.  Los británicos no pueden creer o haber imaginado lo que sucede. El aviador argentino vuela rasante entre los buques de guerra británicos. Es la única defensa de Crippa, sabe que si abren fuego, es probable que se impacten entre ellos. La flota enemiga observa al jet en vuelo a la altura de las cubiertas y cruzando entre los mástiles de los buques.

 

El eco entre los tripulantes británicos se multiplica "no disparen, no disparen"; sólo se escucha la turbina del Aermacchi con su ronquido transitando sobre miles de hombres que se abren paso a tierra a través de las playas.

 

Crippa escapa del enjambre, sabe que su vida peligra, toma con una de sus manos la manija de eyección y con la otra vuela el comando del 115, si observa un misil en vuelo hacia su avión, sabe que su final está próximo.

 

Si logra sobrevivir será mediante una eyección y probablemente caer prisionero. Desde el transatlántico Canberra le lanzan un misil cuando escapa de la flota. Crippa realiza una maniobra evasiva cerca de los buques, el misil cruza  veinte y cinco metros detrás de su avión. Posteriormente, otro misil  lo persigue, Crippa es más rápido y lo evade.

 

A máxima velocidad se aleja pegado contra el mar, delante de él se encuentra una loma cercana, si logra sobrepasarla y ponerse a cubierto detrás de ella quizás viva. La fuerza de invasión, sabiendo que los ha descubierto y está escapando, quiere derribarlo a toda costa.

 

Los fuegos concentrados de las armas más modernas de la OTAN vuelan hacia su avión. Crippa lo sabe. Dos segundos lo separan de la loma que se convierte de pronto en un enorme geiser de turba que salta por el aire. La tierra tiembla y se levanta por el aire a medida que los proyectiles golpean una y otra vez. Crippa asciende y se escabulle, pero no escapa, su instinto le dice que debe anotar todo lo que vio.

 

Con una mano vuela, con la otra toma una birome y observa el cielo. Es probable que una pareja de Sea Harrier le lance misiles rematando el trabajo inconcluso de los artilleros de la fuerza de desembarco. En su pierna lleva un anotador; registra las posiciones de la flota enemiga con la exactitud que le permiten las circunstancias, la posición de los buques y la cantidad que vio. Escapa del área, ahora su temor es la artillería antiaérea argentina que no está alertada sobre su vuelo de regreso y puede derribarlo con sus cañones Oerlikon.

 

La suerte una vez más está de su lado y consigue llegar al aeropuerto sano y salvo. Los mecánicos revisan el Aermacchi, no tiene un solo agujero, ni avería alguna, el "115" ha vuelto inmaculado, se convierte así en un icono de la aviación mundial militar, un ícono de la guerra aeronaval moderna con su ataque en solitario.

 

El vuelo del Aermacchi posibilita el comienzo de la Batalla de San Carlos y los ataques por parte de la Aviación Naval Argentina y la Fuerza Aérea Argentina contra cruceros, destructores, fragatas, logísticos, buques de asalto y transporte de tropas.

 

Los resultados quedan a la vista ese primer día: la fragata HMS Argonaut averiada queda fuera de combate. El destructor HMS Antrim averiado por los Dagger de la Fuerza Aérea Argentina. La fragata HMS Ardent hundida por el ataque combinado de Dagger y Skyhawks A4-Q.

 

Dos días más tarde la fragata HMS Antelope es atacada, explota y se hunde. El 25 de mayo la aviación argentina alcanza el cenit, el destructor HMS Coventry es impactado con bombas, se da vuelta de campana y se hunde en 19 minutos, la fragata HMS Broadsword queda fuera de combate y el buque portacontenedores y transporte de aeronaves ACL Atlantic Conveyor es atacado por dos aviones Súper Etendard con misiles Exocet, hundiéndolo, afectando seriamente los suministros y las aeronaves necesarias para el avance británico en las Islas.

 

Antes de que caiga Puerto Argentino, el "115" despega y realiza el cruce de retorno al continente junto con otros dos aviones.

 

El Aermacchi se transforma en un símbolo, un icono entre los jets de combate más distinguidos de la batalla aeronaval. Crippa su piloto, también sobrevive a la batalla. El "115" vuelve a su destino natural, la Base Aeronaval de Punta Indio, pero sus días están contados, la turbina que impulsa a este histórico jet es británica, una turbina Rolls Royce.

 

Los restantes Aermacchi de su clase y el 115 finalmente languidecerán y quedarán fuera de vuelo en los años 90, marchitados en el fondo de un hangar, hasta ser vendidos ante las enormes limitaciones presupuestarias.

 

-Una más Owen: ¿cómo toma esa decisión de meterse entre los ingleses en Malvinas, algo que hasta los enemigos elogiaron con el correr de los años?

 

- Cuando termino de atacar al buque inglés y me quedo sin munición, pienso que si giro como para escapar por el mismo lugar, le doy la posibilidad a todos de que me tiren. ¿Sabes qué?... me iban a bajar como una paloma. Pienso, “si me meto en el medio de todos ellos, se van a disparar entre ellos”. A eso no lo hice por una cuestión de valentía sino por una cuestión de supervivencia. Lo hice porque no quería morir: dije me meto acá y les dificulto el tiro a ellos. Cuando paso la península y salto a la Bahía de Ruiz Puente, por lo menos voy a estar con un pedazo de tierra entre ellos y mi avión. Paso para el otro lado y me encuentro con que había más buques ingleses

Autor:


Además tenés que leer:




Inminentes restricciones en territorio santafesino -  -
Política
Estiman que 100 mil estudiantes santafesinos se desvincularon de la escuela en 2020 -  -
Área Metropolitana
El gobierno porteño no acatará la suspensión judicial a las clases presenciales - Imagen ilustrativa -
Nacionales
Covid: la provincia de Santa Fe reportó 26 muertes y 2.050 casos, cifra máxima desde octubre -  -
Argentina confirmó 316 decesos y 29.145 nuevos casos de coronavirus -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Un año en pandemia  Boleta Única Papel  Felipe de Edimburgo