https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 20.09.2021 - Última actualización - 6:10
6:07

“Herido de amor huido” en Sala Marechal

El amor está en nosotros

El tiempo pasa y Exit permanece en la actividad.  Crédito: Gentileza producciónEl tiempo pasa y Exit permanece en la actividad.
Crédito: Gentileza producción

El tiempo pasa y Exit permanece en la actividad. Crédito: Gentileza producción

El Litoral en Google News



“Herido de amor huido” en Sala Marechal El amor está en nosotros

 

Roberto Schneider 

 

El año 1994 marca en el calendario de la escena teatral santafesina un hito indiscutible. Victoria Gollán, Marisa Oroño y Daniel Vitale dan a conocer a los espectadores la emblemática “Nuestro pacto” que, en la Casa de la Cultura, fue el inicio del Grupo Exit, que perduró con el paso del tiempo dando a conocer títulos ya inscriptos en la historia teatral de la ciudad. Los portazos de la casa que daban las protagonistas eran demasiados fuertes como para pasar desapercibidos, tal era la fuerza creativa y tenaz de esos hacedores.

 

El tiempo pasa y Exit permanece en la actividad. De la mejor manera. Ofreciendo siempre espectáculos movilizantes, con estéticas depuradas, que dicen cosas que debemos escuchar. Es el caso de “Herido de amor huido” que, con la interpretación de Marisa Oroño, Marcela Cataldo y Fabián Rodríguez dirigidos por María Rosa Pfeiffer se dio a conocer en la Sala Marechal del Teatro Municipal. Con una estética depurada basada en la escuela alemana Bauhaus y un lenguaje amoroso próximo a lo onírico, el grupo tomó “El amor de don Perlimplín con Belisa en el jardín”, del enorme bardo granadino Federico García Lorca. La propuesta encierra un hermoso desafío del cruce de lenguajes propuesto por los integrantes del grupo, el que la dirección aprovecha y le saca jugo.

 

“Herido…” es una comedia amarga y apasionada que recrea un tema ya abordado por muchos: el matrimonio de un hombre muy mayor con una mujer joven. Don Perlimplín es una persona sabia, rica y honorable pero impotente ante la sensualidad exuberante de Belisa. La relación le despierta sus sentidos y se ve envuelto en un torbellino de pasiones  contradictorias que enfrentan su moral, fruto de la razón, con el llamado de la venganza por honor. La inteligente versión trasciende la trivialidad aparente del argumento casamentero.

 

Hay en la totalidad un contraste entre lo lírico y lo casi grotesco, entre ese texto bellísimo y los cuernos que lleva el engañado. Será luego don Perlimplín el amante deseado, el cuerpo prohibido. Esa dicotomía tendrá solución: la muerte. La pasión amorosa se erige como protagonista absoluta. Y hay también la historia de una máscara resquebrajada que cobra intensidad por la conciencia del ser sexual. El toma real conocimiento de su historia mientras Belisa despierta todos los ecos. Verla a ella también es un placer.

 

Observar sobre la escena al Grupo Exit es un hecho artístico para tener en cuenta. Marisa Oroño y Marcela Catado se lucen en sus actuaciones. Juegan de la mejor manera los roles que les otorga la dirección y sacan provecho a sus personajes. Verlas es un placer, del mismo modo que a Fabián Rodríguez, que también construye su personaje con indisimulable pasión. Es bello el diseño de vestuario de Nicolás Prus y la realización de Betania Sartore; resulta excelente la música original de Facundo Zalazar y es protagonista el diseño de luces de Sergio Robinet. María Sol Rodríguez es la autora de las fotografías y Elisa Martínez es la asistente de dirección y producción.

 

Todos bajo la atenta mirada de María Rosa Pfeiffer como la directora que nos hace vibrar con esta historia de amor, sus contradicciones y la permanente lucha de todos los que seguimos amando.

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez