Edición del Sábado 04 de abril de 2009

Edición completa del día

Cuando el amor perdura - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

etcétera. calidad de vida

2.jpg

Cuando el amor perdura

El enamoramiento y la pasión característicos de los primeros tiempos de una relación pueden durar, según un nuevo estudio científico. FUENTE. PRO SALUD NEWS. FOTO. EL LITORAL

El saber popular suele pregonar que el enamoramiento, la pasión, la intensidad y, en definitiva o dicho en forma más poética, las “mariposas en el estómago”, son patrimonio exclusivo de los primeros meses de una relación de pareja en los cuales “todo es nuevo y color de rosa”.

Sin embargo, un equipo liderado por la doctora Bianca Acevedo, de la Stony Brook University de New York, en Estados Unidos, se propuso determinar si la esperanza de tener una pasión duradera es una utopía o si, por el contrario, es posible mantener intactas la sensación de intensidad, el compromiso y el deseo sexual.

“Creemos que cuando se trata de sentimientos ‘obsesivos’ o que tienen más que ver con deseos o necesidades de cada uno, el tiempo es un factor que contribuye a que se desvanezcan. Por el contrario, cuando la relación se constituye desde el romanticismo y el amor, las sensaciones perduran. Lo positivo es que para aquellos que se encuentran en situaciones del segundo tipo, las parejas tienden a ser más felices y los vínculos más satisfactorios”, señaló la doctora Acevedo en relación a la experiencia que se desarrolló a partir de la combinación de una revisión de estudios a corto y largo plazo con la realización de entrevistas a más de 150 hombres y mujeres, y cuyas conclusiones forman parte de la publicación Review of General Psychology.

“Por supuesto que por lo general el componente ‘compulsivo’ de los primeros meses tiende a ir desapareciendo de a poco, a medida que uno conoce a la persona. Pero mantener la sensación de romance y el deseo sexual por muchos años es posible”, añadió la doctora Acevedo, también integrante del equipo de investigación postdoctoral de la Universidad de California.

todos los días, un poco

“Y para reforzar la importancia de trabajar día a día para que una relación crezca y esa incertidumbre y ansiedad puedan mantenerse o al menos transformarse, partiendo de la satisfacción de estar con la persona que uno desea, les decimos a todos los enamorados que estar en una relación de pareja feliz provee de innumerables beneficios en lo relacionado con la salud”, consignó Acevedo.

El doctor Eduardo Kalina, médico psiquiatra, director del Brain Center, explicó que, efectivamente, son determinados componentes químicos los que actúan a nivel de la corteza cerebral y contribuyen o no al mantenimiento de determinados sentimientos o emociones, sin que pueda establecerse con total certeza una regla general.

No obstante, a modo de parámetros generales, el doctor Kalina refirió: “A medida que pasan los meses y los años, la relación de pareja va incorporando otros elementos, como la amistad o el compañerismo que, de haber un proyecto de vida en común, y si el hombre y la mujer se llevan bien y son felices, son positivos. Por el contrario si los ‘nexos’ son otros (como por ejemplo los hijos), cuando la pasión se va muchas veces la relación se torna insostenible”.

Datos de la investigación

Partiendo de la revisión de 25 estudios de corto (menos de cuatro años) y largo plazo (más de diez), el equipo de la mencionada científica comparó los datos obtenidos con encuestas especialmente realizadas para la ocasión en las cuales más de 150 personas de Long Island debieron responder sobre sus parejas. Todas ellas llevaban más de ocho años, tanto de novias como casadas.

Al comparar, acumular y contrastar datos, el equipo de investigación concluyó: “El ‘amor romántico’ definido y caracterizado por la intensidad, el ‘enganche’ o compromiso con la otra persona y el interés sexual, puede existir -y de hecho existe- en las relaciones ‘de larga data”.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores