https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 01.04.2020 - Última actualización - 16:33
9:33

A los 65 años por un paro cardíaco

Box: falleció el "Zurdo" Juan Carlos Fernández

Entre 1977 y 1989 construyó una campaña profesional pródiga en emociones y episodios vibrantes, con los que podríamos construir, sin exagerar, una verdadera épica del pugilismo autóctono. Mantuvo un duelo espectacular y sangriento con el duro peleador entrerriano Héctor Pedro Rohr.

 Crédito: Archivo
Crédito: Archivo

Crédito: Archivo



A los 65 años por un paro cardíaco Box: falleció el "Zurdo" Juan Carlos Fernández Entre 1977 y 1989 construyó una campaña profesional pródiga en emociones y episodios vibrantes, con los que podríamos construir, sin exagerar, una verdadera épica del pugilismo autóctono. Mantuvo un duelo espectacular y sangriento con el duro peleador entrerriano Héctor Pedro Rohr. Entre 1977 y 1989 construyó una campaña profesional pródiga en emociones y episodios vibrantes, con los que podríamos construir, sin exagerar, una verdadera épica del pugilismo autóctono. Mantuvo un duelo espectacular y sangriento con el duro peleador entrerriano Héctor Pedro Rohr.

El boxeo santafesino todo llora hoy la desaparición del ex pugilista Juan Carlos Fernández, el popular “Zurdo” que nos dejó a la edad de 65 años (había nacido el 6 de septiembre de 1954). Este es el homenaje y tributo del periodista especializado de El Litoral —Sergio Ferrer—, que ya lo había realizado en su libro “Monzón nunca estuvo solo” en el capítulo especial llamado: “De ellos también se habló”.


Juan Carlos Fernández, el “Zurdo”, ha sido y es un personaje entrañable, un tipo muy querido y apreciado en el ambiente boxeril. Lo recordamos “de pasada” en nuestra entrega anterior, al mencionar una anécdota relacionada con la pelea que sostuvo con el pegador cordobés Juan Domingo “Martillo” Roldán, la que tuvo lugar en el club Central Argentino Olímpico de Ceres, el 19 de febrero de 1986. A lo largo de todos estos años nos hemos encontrado seguido con él, en veladas pugilísticas, reuniones de ex boxeadores o en cumpleaños de colegas y amigos en común, integrantes de la nutrida y singular familia del boxeo. Siempre ha sido un gusto enorme poder escuchar los detalles y las curiosidades de su “frondoso” anecdotario, o simplemente disfrutar de sus ocurrencias.

 

Sobre él ya supimos escribir algunas cosas, especialmente en el libro “Monzón nunca estuvo solo”, publicado en 2011. Lo incluimos en el capítulo “De ellos también se habló”, que está dedicado a pugilistas santafesinos que en su momento supieron despertar cierto interés periodístico y, en algunos de esos casos, hasta un importante rendimiento en la taquilla. En dicho segmento, una reseña de la campaña del “Zurdo” aparece junto a las historias de Héctor Rubén Zamaro (con quien lo une una gran amistad), Luis Alberto “Chocolate” Peralta, Antonio Ricardo “Pocho” Juárez, Miguel Ángel Robledo, Diego “El Aguijón” Alzugaray y Ramón Pedro “Monzón” Moyano.


Allí, a Juan Carlos lo identificamos como el “otro” Fernández, para distinguirlo de Jacinto Horacio, pupilo de Amílcar Brusa, que fuera contemporáneo suyo y también ex rival. En el ámbito boxístico y los medios periodísticos se hablaba de él, pero en menor medida en relación a Jacinto, con quien en definitiva el “Zurdo” terminaría peleando dos veces, ya de veteranos (en realidad, en plenitud, uno fue mediano y el otro mediopesado), con sendas victorias para el encumbrado miembro del equipo de Carlos Monzón. Las peleas entre estos dos valores se realizaron el 18 de abril y 13 de junio de 1985.


—Tuvo lo suyo. El 10 de octubre de 1980, el día que Jacinto noqueó a Ricardo Arce en la ciudad de Corrientes, para quedarse con el título argentino del peso mediano, Juan Carlos logró empatar en decisión técnica en ocho rounds con el uruguayo Carlos Flores Burlón. Esta pelea se celebró en el club Redes Cordobesas de la ciudad de Córdoba. El “Zurdo”, que por aquel entonces tenía 26 años recién cumplidos (nació el 6 de septiembre de 1954) y era rentado desde 1977, venía de propinarle un certero e impresionante fuera de combate en el quinto round al noqueador Juan Domingo Suárez, que había llegado a la cita con interesante marca de 18-3 en 21 presentaciones (17 KO).


Antes de pelear con Flores Burlón, contaba con un registro profesional probable de 14-3-3 (8 KO) en 20 peleas. Lo conducía técnicamente Oscar “El Negro” Méndez, que se había iniciado en estos menesteres junto al propio Brusa, del que llegó a ser no sólo un simple asistente, sino la mano derecha y hasta rincón reemplazante. Este entrenador aseguraba que Juan Carlos había nacido para convertirse en un crack y que tenía las condiciones para lograrlo. Con el tiempo, el “Zurdo” sería entrenado y atendido en su rincón por otro pedazo enorme de la historia de nuestro boxeo, don Emilio Helguero, que igualmente tenía un buen recuerdo de este púgil.


Indudablemente, a pesar de la innegable fama y notable figuración logradas por Jacinto (que estuvo a un paso de la chance mundialista), Juan Carlos también tuvo lo suyo. Por eso supo ganarse la consideración del público local y de la zona, hecho que terminó de refrendar en 1984, con los dos combates de alto contenido emotivo que realizó contra Héctor Pedro Rohr (sencillamente espectaculares), el púgil entrerriano al que apodaban “El Dinamitero de Aldea Valle María”.


— Choques inolvidables. Héctor Pedro Rohr era un recio y furibundo pegador, bastante más robusto y macizo que Juan Carlos Fernández. Por lo general peleaba en peso crucero, kilaje que por aquel entonces era conocido como pesado liviano. Lo seguía una ruidosa multitud desde su época de amateur, por lo que a nadie extrañó que con el “Zurdo” llenaran en dos ocasiones, “hasta el tope” y “a punto de reventar” (como decían los cronistas de aquella época), el estadio del Atlético Echagüe Club de Paraná.


Fueron contiendas memorables, vibrantes y hasta sangrientas, una más dura que la otra, con cabales demostraciones de prodigalidad de parte de los peleadores. Tuvieron lugar el 13 de julio y 14 de diciembre de 1984, con más de 5.000 personas colmando el recinto en ambas oportunidades. En la primera de ellas, si bien los jueces dieron empate, Fernández había merecido un mejor resultado. En la revancha sí, le reconocieron el triunfo por puntos al “Zurdo”, quien en 1985 ganaría antes del límite un tercer enfrentamiento.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Sergio Ferrer


Temas:



Reabren los jardines maternales en la ciudad   - Fernando Collados, con todo listos para la vuelta a clases.    -
Área Metropolitana
Dos baleados y una mujer apuñalada, el saldo de otra noche violenta en Santa Fe -  -
Sucesos
Diputados comienza la discusión sobre la legalización del aborto con la exposición de funcionarios - Imagen ilustrativa. -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona