https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 19.06.2021 - Última actualización - 4:54
4:53

Segunda convocatoria en tres semanas

La oposición vuelve a las calles en Brasil, para pedir la salida del presidente Bolsonaro

El jefe de gobierno brasileño será nuevamente el blanco de las protestas callejeras en el vecino país. Las manifestaciones, que fueron convocadas por un amplio arco opositor y distintos movimientos sociales, tendrán lugar en unas trescientas ciudades. Entre otras cosas, reclamarán la renuncia del primer mandatario y el cambio del modelo económico. 

Mensaje bien claro. Una parte de la sociedad brasileña ya no quiere más a Jair Bolsonaro al frente de la presidencia.    Crédito: GentilezaMensaje bien claro. Una parte de la sociedad brasileña ya no quiere más a Jair Bolsonaro al frente de la presidencia.
Crédito: Gentileza

Mensaje bien claro. Una parte de la sociedad brasileña ya no quiere más a Jair Bolsonaro al frente de la presidencia. Crédito: Gentileza

El Litoral en Google News



Segunda convocatoria en tres semanas La oposición vuelve a las calles en Brasil, para pedir la salida del presidente Bolsonaro El jefe de gobierno brasileño será nuevamente el blanco de las protestas callejeras en el vecino país. Las manifestaciones, que fueron convocadas por un amplio arco opositor y distintos movimientos sociales, tendrán lugar en unas trescientas ciudades. Entre otras cosas, reclamarán la renuncia del primer mandatario y el cambio del modelo económico.  El jefe de gobierno brasileño será nuevamente el blanco de las protestas callejeras en el vecino país. Las manifestaciones, que fueron convocadas por un amplio arco opositor y distintos movimientos sociales, tendrán lugar en unas trescientas ciudades. Entre otras cosas, reclamarán la renuncia del primer mandatario y el cambio del modelo económico. 

El presidente Jair Bolsonaro será el blanco de las protestas, la segunda en tres semanas, convocadas para mañana en trescientas ciudades por la oposición y movimientos sociales para reclamar su renuncia, el cambio del modelo económico y una ayuda universal de 120 dólares para los trabajadores, con Brasil en el umbral de llegar al medio millón de muertos por Covid-19.

 

Será la segunda manifestación luego de la del 29 de mayo, la cual se transformó en la jornada más importante contra el gobierno desde que asumió el mandatario ultraderechista el 1 de enero de 2019. Las protestas opositoras ganaron volumen esta semana con la adhesión formal del Partido de los Trabajadores (PT) del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en las encuestas para vencer a Bolsonaro en las elecciones de 2022.

 

Lula, al frente del gobierno entre 2003 y 2010, se encuentra tejiendo una serie de alianzas para poder construir su candidatura y empezó la tarea por el estado donde es fuerte la familia Bolsonaro y las iglesias evangélicas más poderosas, Río de Janeiro. Allí, se reunió el jueves en un almuerzo con el llamado obispo primado de la Asamblea de Dios-Ministerio da Madureira, Manoel Ferreira.

 

El objetivo es algo que Lula tiene en mente desde sus 580 días de prisión por una condena luego anulada en la operación Lava Jato: torcer el bolsonarismo desde su base evangélica en los barrios y favelas cariocas. El empresario Silas Malafia, pastor electrónico y asesor informal de Bolsonaro, respondió este viernes que habrá "artillería pesada" contra el exsindicalista en la disputa electoral de 2022.

 

La articulación de Lula está vinculada a la política de alianzas en Rio de Janeiro sobre todo con el Partido Socialista Brasileño (PSB), agrupación a la que hoy se afilió el gobernador de Maranhao, Flavio Dino, tras dejar el Partido Comunista do Brasil (PCdoB). En este marco de Lula como centro electoral es que la oposición camina frente al bolsonarismo.

 

En un costado se encuentra la llamada 'tercera vía' que se disputan el laborista Ciro Gomes y el neoliberal Joao Doria, ya que el magnate ultraliberal Luciano Huck declaró que no será candidato y sí continuará como animador televisivo.

 

Investigación del Senado

 

En mayo, la encuesta Datafolha le otorgó a Lula la victoria en primera y segunda vuelta contra Bolsonaro, motivo por el cual el propio presidente tomó el mensaje y, en su peor momento de popularidad desde 2019, comenzó a organizar caravanas de motociclistas de la ultraderecha en Río, Brasilia y San Pablo. Desde la oposición de izquierda, las entidades como Frente Pueblo Sin Miedo y Frente Brasil Popular, que habían respetado los llamados a no aglomerar, convocaron con barbijo a la oposición a manifestarse ya el 29 de mayo.

 

Las protestas para pedir el "Fora Bolsonaro" (Fuera Bolsonaro) sorprendieron por su tamaño en todo el país pero sobre todo en Brasilia, Río de Janeiro y San Pablo. Este supuesto nuevo clima llevó oficialmente al PT a convocar a la marcha, según resolvió su directorio el martes pasado. Lula fue consultado por una radio del estado de Rio Grande do Norte si iba a ser la contracara de Bolsonaro en las caravanas y participar de algunas de las protestas, sobre todo en San Pablo, la ciudad más poblada y clave como vidriera nacional.

 

"Aún no sé si voy a la manifestación, tengo una preocupación. No quiero transformar un acto político en un acto electoral. No quiero que los medios aprovechen eso para decir que Lula se está apropiando de una manifestación convocada por la sociedad brasileña", dijo el ex sindicalista. Por su parte, Bolsonaro aceleró su narrativa y agenda neoliberal de reformas, al lograr en el Senado la privatización de la gigante eléctrica Eletrobras.

 

Mientras tanto, la Comisión Parlamentaria del Senado de Brasil (CPSB) está cercando al Poder Ejecutivo sobre su rol en la pandemia, sobre todo por despreciar la vacunación y apostar en remedios sin efectividad para convencer a la población a salir y romper las cuarentenas.

 

La CPSB, que revisa el rol en la pandemia del gobierno de Bolsonaro, anunció que abrió oficialmente una investigación criminal contra el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, así como contra su antecesor, el general Eduardo Pazuello. Además, también confirmó que se investiga al ex canciller Ernesto Araújo y otras once personas. Bolsonaro también fue repudiado este viernes en la CPSB, por haber afirmado que quien tuvo Covid-19 no necesitaría vacunarse, una noticia falsa, durante una transmisión de Facebook.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




Decretan emergencia hídrica para Santa Fe por la bajante del río Paraná -  -
Nacionales
Rossi: "La idea de hegemonismo de Perotti ya se terminó" -  -
#Temas de HOY: Rosario  Entre Ríos  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Santa Fe 360  Colón  Unión