https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 27.10.2021 - Última actualización - 11:04
4:19

Consagró a 15 campeones mundiales

Una década sin el Maestro Amílcar Oreste Brusa

Hace una década, el jueves 27 de octubre de 2011, a las 17.30 en el Sanatorio Mayo de esta capital, entró en la inmortalidad el legendario entrenador de boxeo Amílcar Oreste Brusa, a los 89 años, quien tuvo a su cargo a Carlos Monzón, el más grande boxeador argentino de todos los tiempos, luego de permanecer internado más de 20 días por una descompensación.

Brusa y Monzón, una sociedad que marcó para siempre la historia grande del deporte argentino. Crédito: GentilezaBrusa y Monzón, una sociedad que marcó para siempre la historia grande del deporte argentino.
Crédito: Gentileza

Brusa y Monzón, una sociedad que marcó para siempre la historia grande del deporte argentino. Crédito: Gentileza

El Litoral en Google News



Consagró a 15 campeones mundiales Una década sin el Maestro Amílcar Oreste Brusa Hace una década, el jueves 27 de octubre de 2011, a las 17.30 en el Sanatorio Mayo de esta capital, entró en la inmortalidad el legendario entrenador de boxeo Amílcar Oreste Brusa, a los 89 años, quien tuvo a su cargo a Carlos Monzón, el más grande boxeador argentino de todos los tiempos, luego de permanecer internado más de 20 días por una descompensación. Hace una década, el jueves 27 de octubre de 2011, a las 17.30 en el Sanatorio Mayo de esta capital, entró en la inmortalidad el legendario entrenador de boxeo Amílcar Oreste Brusa, a los 89 años, quien tuvo a su cargo a Carlos Monzón, el más grande boxeador argentino de todos los tiempos, luego de permanecer internado más de 20 días por una descompensación.

Por Tomás Rodríguez

 

El fallecimiento de Brusa no fue sólo el punto final para la vida del hacedor de Monzón y de otros 14 campeones universales, sino fue también el último de los grandes maestros del pugilismo nacional, un grandote bonachón que honró la palabra "Maestro".

 

Es que Amílcar fue mucho más que el entrenador de 15 campeones mundiales, el "Ciudadano y Deportista Ilustre de Santa Fe" o el reconocido Maestro distinguido por su ingreso al Salón de la Fama. Honró su profesión durante más de 60 años, una persona cabal que encaminó a sus boxeadores dentro y fuera del ring, y que hizo un culto del trabajo y la disciplina, imprescindibles en una actividad tan rigurosa.

 

En una época de elogio fácil y adjetivos superlativos, Brusa agotaba las posibilidades y minimizaba las calificaciones porque su grandeza fue su obra, sostenida en la admiración que generó en los mejores testigos de su tarea: los boxeadores que dirigió, hayan sido campeones mundiales o no. El grandísimo Carlos Monzón, para muchos el mejor campeón mediano de la historia, fue su gran realización, pero también dejó su huella en Colombia, Venezuela y Estados Unidos, donde siguió sumando gemas a su collar de campeones mundiales.

 

El "Grandote" Brusa, cuando era una verdadera leyenda viviente del pugilismo argentino, recordaba en forma permanente que "uno de mis grandes amigos que me dio el boxeo ha sido José 'Chepo' Reynoso, un hombre demasiado grande y solidario". Explicaba con emoción que "cuando me tuve que ir del país, me abrió las puertas, el gimnasio y su corazón, no existen palabras para valorar a este verdadero luchador del boxeo internacional".

 

Los monarcas universales que dirigió Brusa desde el rincón en total fueron 15 (incluyendo una mujer) de distintas nacionalidades y de variadas categorías. Su legado es su obra, su trayectoria ejemplar, su pasión por el boxeo, porque al margen de los títulos y el prestigio, nunca perdió de vista que "esta es una disciplina deportiva que ofrece un futuro a un chico humilde, pobre, sin estudios, que está fuera del sistema", según sus propias palabras y consagró su vida a ello.

 

El notable Maestro había nacido el 23 de octubre de 1922, en el Paraje 140 -también conocido como Colonia Silva o Avipones- a unos 15 kilómetros de Marcelino Escalada (ex Lastenia), departamento San Justo. Pese a ello, lo inscribieron en la capital provincial, el 28 de octubre de ese año.

 

En su juventud, era un apasionado del fútbol, entreverándose en los "picados" y en las entonces contiendas barriales o de pueblo contra pueblo, hasta que impensadamente una seria lesión en una de sus rodillas (meniscos), a los 17 años, le dijo adiós y tuvo que abandonar ese juego que había adquirido tanta popularidad entre niños, adolescentes y adultos.

 

Cuando vivía con su familia en la zona rural de Colonia Silva, en una zona rica del norte santafesino, tenía poco apego a los libros y a pesar de la fortaleza física, no le agradaba la actividad agropecuaria, no quería laborar en el campo.

 

Entonces, don Pedro, su padre, un día lo llamó y en el curso de una reunión amena y positiva lo sorprendió cuando le dijo, "Mirá Amilcar: a vos no te gusta estudiar; me dijiste que tampoco quieres trabajar en el campo, porque te arruinas las manos en la actividad agropecuaria; entonces te propongo algo, he observado que admiras a Luis Angel Firpo, si te gusta el boxeo, adelante yo te banco".

 

Brusa, como aficionado militó en la categoría pesado y boxeó entre los 22 y 28 años, aproximadamente, realizó alrededor de 30 combates, poseía un título "Guantes de Oro", cayendo solamente en tres ocasiones; dos de ellas, contra Argentino Rafael Iglesias, Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948. Previamente, había sido campeón provincial de Novicios en esa categoría.

 

Tras su retiro del deporte conocido como de las narices chatas, hizo lucha libre profesional, actuando en la "trouppe" de Martín Karadagián como "El Enmascarado Rojo".

 

Cabe consignar que desde 1951 inició su actividad como adiestrador, cuando Al Johnson, manager del legendario Archie Moore (El Bombardero de Chicago) monarca desde 1937-1948, 28 años de profesional, 228 peleas, 194 victorias, 131 nocauts, 26 derrotas y 8 empates, el más grande Semipesado del mundo; en el Luna Park le aconsejó por su personalidad que se dedicara a la formación y dirección técnica.

 

Amílcar fue mucho más que el entrenador de 15 campeones mundiales, el "Ciudadano y Deportista Ilustre de Santa Fe" o el reconocido "Maestro" distinguido por su ingreso a los dos Salones de la Fama del Boxeo Mundial.

 

15 pupilos fueron monarcas mundiales

De los 14 campeones mundiales profesionales de boxeo masculino dirigidos por el recordado gran "Maestro" Amílcar Oreste Brusa, cinco de ellos nacieron en suelo de la Argentina, seis en la tierra cafetera de Colombia y uno en El Salvador, República Dominicana y Venezuela, respectivamente.

Con su aporte desde el rincón, pudo consagrar en agosto de 2011 como campeona del mundo, a Alejandra Oliveras, quien se consideraba su "hija del alma", como reina de los rings, fue su última gran obra.

Seis pugilistas dirigidos por el experimentado conductor santafesino obtuvieron la corona latinoamericana; un solo boxeador fue campeón sudamericano; otro del Mundo Hispano; siete profesionales ostentaron el título argentino y 14 en el campo aficionado.

Los monarcas mundiales masculinos fueron: Carlos Monzón (Argentina), Mediano. Miguel Ángel "Lita" Cuello (Argentina), Mediopesado. Francisco Quiroz (República Dominicana), Minimosca. Miguel "Happy" Lora (Colombia), Gallo. Antonio Esparragoza (Venezuela), Pluma. Sugar "Baby" Rojas (Colombia), Supermosca. Tomás Molinares (Colombia), Welter. Luis "Chicanero" Mendoza (Colombia), Supergallo. Rafael Pineda (Colombia), Superliviano. Francisco Tejedor (Colombia), Mosca. Juan Domingo Córdova (Argentina), Minimosca. Jorge Rodrigo "La Hiena" Barrios (Argentina), Superpluma. Carlos "Famoso" Hernández (El Salvador), Superpluma. Carlos Manuel "Tata" Baldomir (Argentina), Welter.

Campeona Mundial Femenina: Alejandra Oliveras (Argentina).

Campeón del Mundo Hispano: Ricardo Género.

Campeones latinoamericanos: Luis Acosta, Carlos María (Manuel) del Valle Herrera, Jacinto Horacio Fernández, Luis 'Chicanero' Mendoza, Hugo Pineda y Carlos 'Famoso' Hernández.

Campeón sudamericano: Carlos Monzón.

Campeones argentinos: Carlos Monzón, Marcial Franco, Jacinto Horacio Fernández, Hugo Bidyerán, Héctor Sotelo, Francisco Mora y Diego Díaz Gallardo.

Campeones amateurs: Rodolfo Ceccarossi, Luis Ibarra, Roberto López, José Bronzone, Adolfo Montenegro, Juan Domingo Roldán, Hugo Bidyerán, Oscar Florentín, Norberto Rufino Cabrera, Alberto Pacheco, Roberto Barrientos, Luis Acosta, Jacinto Horacio Fernández y Ceferino Morales.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Coronavirus