OPINIÓN

Por Jorge Bello

Sobre el derecho a cerrar los ojos

Toda una sociedad fracasa cuando la niña queda embarazada. Y quien se atreva a levantar en su contra el dedo acusador, o siquiera la mirada, o incluso el pensamiento, más le valdría sufrir en carne propia el cruel mordisco de la miseria.

Archivo El Litoral Durante el breve procedimiento de la vacuna, la madre del bebé tragó saliva y sintió que hacía de tripas corazón, y lo mismo sintió la enfermera, pero ninguna de las dos madres dijo nada.

-
Última actualización - 11:42