https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 17.03.2020 - Última actualización - 20:21
18:48

Por Osvaldo “Coni” Cherep

En dos días, Marcelo Sain volvió a dar motivos para ser echado

La cuenta del ministro Sain en Twitter Crédito: Captura de TwitterLa cuenta del ministro Sain en Twitter
Crédito: Captura de Twitter

La cuenta del ministro Sain en Twitter Crédito: Captura de Twitter



Por Osvaldo “Coni” Cherep En dos días, Marcelo Sain volvió a dar motivos para ser echado Después de un silencio obligatorio de dos semanas, el ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, concatenó una serie de acciones y declaraciones, que no admiten ninguna excusa.

Por Osvaldo “Coni” Cherep

 

“Que no se le vuelva a escapar la tortuga” fue la respuesta a un pedido desesperado de la intendenta de Ceres, que no recibe auxilio por un presunto caso de coronavirus originado en Selva, Santiago del Estero. Además, usó sus redes para calificar como “rugbier cabeza de termo” al violento protagonista de la golpiza al guardia en Vicente López. En el medio, “renunció” a la Jefa de Logística del Ministerio, por la falta de recursos para el funcionamiento de la fuerza.

 

Después de un silencio obligatorio de dos semanas, el ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, concatenó una serie de acciones y declaraciones, que no admiten ninguna excusa, y que deberían ser motivo de separación del cargo de manera inmediata.

 

Lejos de cumplir con el manual de corrección política que viene utilizando el presidente Alberto Fernández, a quien el propio Saín reconoce como “su único jefe”, el ministro respondió un pedido de la intendenta de Ceres, Alejandra Dupouy, con una serie de mensajes en Twitter, llenos de ironía, descalificaciones y algo más grave aún: el desconocimiento de la geografía de la provincia de Santa Fe.

 

Comunicación enviada por la intendenta de Ceres, Alejandra Dupouy, al ministro de Seguridad, Marcelo Sain.Foto: Gentileza

 

 

 

Como se sabe, Ceres está prácticamente cerrada y en estado de cuarentena a raíz de un presunto caso de coronavirus. El caso es santiagueño. Se trata de un joven de la vecina ciudad santiagueña de Selva. Localidad a la que un grupo de cerenses se trasladaron para celebrar un cumpleaños. 

 

La intendenta denunció la situación y el propio Ministerio de Salud de la Provincia ordenó el aislamiento de la ciudad para evitar posibles contagios.

 

Con el paso de los días, la jefa comunal comprobó las dificultades que afronta para controlar la conducta de las personas que participaron del festejo, y le solicitó al ministro Sain que envíe policías para poder controlar la situación. Como la respuesta no fue inmediata, con comprensible apuro la intendenta le envió una carta pública a Sain para que opere con rapidez esos traslados y le pidió que “en caso de no contar con personal suficiente, vea la posibilidad de mover al ejército”
Sain, de una inocultable emocionalidad impropia para su cargo, desató las siguientes respuestas al reclamo de la mujer:

 

“No es momento de hacer politiquería barata y ventajera, deje un tiempo el comité y gestione”, twittea Sain y agrega : “Esperamos en todos los check-point de Ceres la presencia de los agentes de seguridad del municipio para nos ilustren con sus saberes” y finalmente asevera: “Y esperamos que la intendenta denuncie a los vecinos que no están haciendo cuarentena y no se le vuelva a escapar la tortuga”.

 

¿Sain sabe dónde queda Ceres? ¿Sain cree que todos los municipios de Santa Fe cuentan con Guardias Urbanas? ¿Sain se informó sobre la situación y sobre el origen del ingreso del presunto caso? Y en ese caso... ¿Entiende que la “tortuga” a la que alude, estaba del otro lado del límite provincial, en Santiago del Estero?

 

Ceres, como cualquier localidad santafesina, merece la inmediata atención del Estado Provincial. Y más si se encuentra en una situación desesperante. ¿Se puede admitir semejante insolencia de parte de quien es el principal responsable de ayudar a la intendenta?

 

Algunas horas antes de este lamentable incidente, Sain ya había retornado a las redes sociales, desde su departamento en el Barrio de Palermo en Buenos Aires -su lugar de seguridad personal porque “en Santa Fe lo cagan a tiros”, tal como afirmó a un canal de la televisión nacional hace algunos días-.

 

En referencia al publiquísimo incidente entre un sujeto que violaba su aislamiento y que le propinó una paliza al guardia del edificio que intentó detenerlo, el ministro aprovechó para descalificar a toda una comunidad que ya venía golpeada por el crimen brutal de Villa Gesell: “No me extraña que sea un rugbier cabeza de termo”. El presidente se había referido al golpeador como un irresponsable. ¿Saín necesita decirle cabeza de termo a la comunidad rugbier?: sí. Lo hizo, sin ninguna necesidad y exponiendo al gobierno a un conflicto innecesario.

 

Pero lo que Sain dice no tendría demasiada importancia, si su gestión estuviera dando los resultados que prometió: no sólo sigue la interminable lista de homicidios records en Rosario y Santa Fe, a los que el ministro considera “estacionales”, sino que en las últimas horas se conoció la llamativa “renuncia” de la secretaria de Coordinación Técnica y de Administración financiera del Ministerio de Seguridad, CPN Ana María Morel.

 

Morel se encargaba desde el 11 de diciembre de la administración de los recursos del Ministerio, cargo que había ocupado ya en la gestión de Jorge Obeid, por su estrecha relación con el ministro de Economía de entonces, hoy también ministro, Walter Agosto.

 

El despido se maquilla con la designación de Morel en un nuevo cargo: Síndica Adjunta de la Provincia. Un área dominada por el ministro Rubén Michlig. La salida de Morel, apuntan fuentes de la policía santafesina, se debe a la dura interna que sostiene el emotivo Sain con el ala tradicional de los ministros. La pelea es por la administración de los recursos, y ya ha generado muchas rispideces entre los dueños de las carteras.

 

Sain no sólo incomoda al gobierno con sus declaraciones, sino que ya “cansó” a algunos de sus colegas. El caso Morel es la primera consecuencia pública del asunto.
Si Sain quiere colaborar con Perotti, y especialmente con los santafesinos, tiene sobrados motivos para irse: desde que llegó a la función pública, las cosas no dejan de empeorar. Y él, sólo se ríe de los asuntos.

 

Ceres, como cualquier localidad santafesina, merece la inmediata atención del Estado Provincial. Y más si se encuentra en una situación desesperante. ¿Se puede admitir semejante insolencia de parte de quien es el principal responsable de ayudar a la intendenta?

Lejos de cumplir con el manual de corrección política que viene utilizando el presidente Alberto Fernández, a quien el propio Saín reconoce como “su único jefe”, el ministro respondió un pedido de la intendenta de Ceres, Alejandra Dupouy, con una serie de mensajes en Twitter, llenos de ironía y descalificaciones.


Temas:


La cuarentena se extenderá hasta que concluya la Semana Santa  - La ciudad de Santa Fe en plena cuarentena. -
Nacionales
Coronavirus: La Capital registra la tasa más alta de contagios en Santa Fe -  -
Salud
Santa Fe es el segundo lugar con más infractores al aislamiento - Las autoridades aseguran que serán “inflexibles” con aquellos que no entiendan este delicado momento. -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Clima en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Alberto Fernández  Colón  Unión  Coronavirus  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?