https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 26.07.2020 - Última actualización - 16:08
8:11

Políticas sustentables, responsabilidad de todos

Basura: solo separa el 10% de los hogares y apuestan a nuevas estrategias

Menos del 10% de la gente hace la separación domiciliaria de lunes a jueves. El programa “Ecobarrios” involucra a vecinos, trabajadores de Dignidad y Vida Sana y al gobierno local. Ya funciona en cinco barrios. En sectores periféricos donde no hay recolección, asociaciones se encargan de la higiene urbana para evitar microbasurales.

Tratamiento. En la planta de clasificación y separación, la asociación civil Dignidad y Vida Sana recupera materiales para luego ser vendidos y reutilizados por empresas productivas locales. Crédito: Fernando NicolaTratamiento. En la planta de clasificación y separación, la asociación civil Dignidad y Vida Sana recupera materiales para luego ser vendidos y reutilizados por empresas productivas locales.
Crédito: Fernando Nicola

Tratamiento. En la planta de clasificación y separación, la asociación civil Dignidad y Vida Sana recupera materiales para luego ser vendidos y reutilizados por empresas productivas locales. Crédito: Fernando Nicola



Políticas sustentables, responsabilidad de todos Basura: solo separa el 10% de los hogares y apuestan a nuevas estrategias Menos del 10% de la gente hace la separación domiciliaria de lunes a jueves. El programa “Ecobarrios” involucra a vecinos, trabajadores de Dignidad y Vida Sana y al gobierno local. Ya funciona en cinco barrios. En sectores periféricos donde no hay recolección, asociaciones se encargan de la higiene urbana para evitar microbasurales. Menos del 10% de la gente hace la separación domiciliaria de lunes a jueves. El programa “Ecobarrios” involucra a vecinos, trabajadores de Dignidad y Vida Sana y al gobierno local. Ya funciona en cinco barrios. En sectores periféricos donde no hay recolección, asociaciones se encargan de la higiene urbana para evitar microbasurales.

Las ideas sustentables para preservar el medioambiente y reducir la contaminación pueden ser infinitas; lo difícil de ello es hacer respetar estas políticas y, sobre todo, generar conciencia ciudadana para que realmente se logre un cambio de mentalidad. En este marco, con el objetivo de recuperar materiales para el reciclado, se llevan adelante acciones en la ciudad que tienen como protagonistas a los vecinos, a la asociación civil Dignidad y Vida Sana y al municipio. 

 

“En virtud de la pandemia, no llevamos residuos recolectados mezclados a la planta de separación (donde trabaja Dignidad y Vida Sana) por una cuestión de riesgo de los trabajadores, que son 80 familias y sería un desastre que haya un caso de Covid”, comentó a El Litoral Edgardo Seguro, secretario de Ambiente municipal. “Menos del 10% de la gente hace la separación domiciliaria de los lunes y jueves; el resto saca todo mezclado y va directo al relleno sanitario, por la situación sanitaria”, estimó. 

 

Ante esta situación que complica el trabajo de clasificación y separación de materiales secos, se apostó a otros sistemas para lograr que el reciclado continúe en Santa Fe y, así, generar conciencia ambiental en los ciudadanos. “Con la clasificación de dos días del residuo recolectado diferenciado por las empresas, Dignidad y Vida Sana sólo recuperaba el 2%, porque el material llegaba sucio o mojado y no servía para reciclar. Ahora las familias de la asociación están teniendo mejores resultados, y del material que llega se puede recuperar todo el material, pero entre un 30% y 40% es lo que tiene valor de venta”, sostuvo Seguro.

 

Maricel Ortega trabaja en la planta de reciclado y le contó a este medio cómo es la labor de clasificación y separación de residuos que realizan los trabajadores de Dignidad y Vida Sana. “Nos dividimos en dos turnos: uno de mañana y otro de tarde. Actualmente trabajamos 65 personas, pero en realidad somos 85 familias (reducción para cumplir con los protocolos Covid-19) que vivimos del material que reciclamos, como cartón, vidrio, aluminio, papel y todo tipo de plásticos”, comentó la recicladora, quien además es la tesorera de la asociación civil.

 

La pandemia llegó para alterar las situaciones laborales en todos los ámbitos y quienes trabajan de la basura no estuvieron exentos. “Nos encontramos con muchas dificultades porque se redujeron la cantidad de camiones que llegan a la planta. Estamos con escaso material para trabajar; además, lo que llega no se puede recuperar porque está mezclado y sucio. Todo sería distinto si la gente tomara conciencia de que hay personas que viven de lo que la gente tira, y que nuestro trabajo es también un bien ambiental y para toda la sociedad”, comentó Maricel.

 

Vecinos, cooperativa y municipio

 

Este año, el gobierno local implementó “Ecobarrios”, un sistema que se inició hace un par de meses en los barrios Mayoraz y María Selva. Sus buenos resultados motivaron que el programa se expanda a más sectores de la ciudad y se sume a los barrios Fomento 9 de Julio, Sargento Cabral y San Roque. El servicio diferencial también se inició esta semana en la Peatonal San Martín, para que los comercios tengan un horario y lugar para sacar sus residuos secos.

 

Se trata de un trabajo en conjunto entre los vecinos que separan sus residuos secos; los trabajadores de Dignidad y Vida Sana que buscan el material para reciclar, y la Municipalidad que aporta la logística y los camiones para reunirlo y llevarlo a la planta de separación y clasificación ubicada en el predio del relleno sanitario. 

 

“Es una propuesta que busca revertir lo que sucede desde hace muchos años. Porque en un principio, cuando se empezó a trabajar en la recolección de secos de los lunes y jueves, comenzó con una concientización muy fuerte, pero después se eliminó en anteriores gestiones municipales y se dejó de hacer campañas, lo cual llevó a que la población saque la basura indiscriminadamente cualquier día de la semana”, indicó Seguro.

 

Al mismo tiempo valoró a aquellos vecinos que continuaron con el hábito de clasificar los residuos antes de sacarlos a la vereda. “El grupo de la población que lo sigue haciendo nos dice: ‘Saco separado pero sé que el camión lo mezcla todo’. Por eso, lo que hicimos en estos barrios es dar un servicio diferencial. La promoción, puerta a puerta, la hacen los mismos chicos de Dignidad y Vida Sana, pidiéndole a los vecinos que saquen sus residuos en un determinado horario, en contraturno al que hacen las empresas (Urbafe y Cliba)”.

Disposición final. Por la pandemia y por prevención sanitaria, los residuos domiciliarios (que no son parte de las medidas de separación) son arrojados directamente en las celdas del relleno sanitario. Foto: Fernando Nicola

 

“Es decir que a los secos los juntamos de mañana con camiones municipales recolectores de residuos, y en lugar de usar personal municipal para cargar las bolsas, lo hacen los trabajadores de Dignidad y Vida Sana”, explicó el secretario. Este servicio se lleva adelante: lunes, martes y miércoles. “El objetivo es que el residuo separado llegue en mejores condiciones a la planta”. 

 

Del reciclaje al sueldo. “Esto es una cadena de favores. Nosotros cuidamos el medioambiente reciclando, y todo lo que los vecinos tiran representa nuestro sueldo”, dice Maricel Ortega, de Dignidad y Vida Sana.Foto: Fernando Nicola

 

Puntos limpios

 

 

Desde la gestión municipal anterior se impulsó la recuperación de materiales desechados. Una de las medidas adoptadas fue la instalación de puntos limpios en la ciudad con dos campanas para residuos secos —uno para metal, plástico y vidrio; y el otro para papel y cartón—. Actualmente, estas campanas están en el Parque del Sur; en la Municipalidad (playón sobre calle Salta); en la Estación Belgrano; en el Prado Español; en el Distrito Noroeste (Teniente Loza 6970); y en el Parque Garay (Instituto Municipal de Salud Animal). 

 

“Todo lo que se reúne va directo a Dignidad y Vida Sana, y lo que se recolecta es el sustento de 80 familias. Por eso cuando vemos campañas específicas que se organizan de forma privada, si bien ecológicamente el efecto sería el mismo, socialmente no lo es, porque se está excluyendo a muchas familias que viven de esto”, aseveró el secretario de Ambiente, y opinó que de esa forma “se está cortando la cadena social de la recolección”, pero “uno no dice nada porque ecológicamente es lo correcto”. 

 

Cadena de favores

 

El plástico, según comentó Maricel Ortega, es el material que más vale y menos llega a la planta. Lo que pasa es que se pierde en el camino, ya que la práctica de separar los residuos de forma domiciliaria se perdió en más del 90% de los hogares santafesinos, entienden desde la Secretaría de Ambiente local. 

 

“Los vecinos deben respetar los días de separación, que son los lunes y jueves a la noche para sacar lo seco, así nosotros podemos recuperar el material”, recordó la recicladora, y pidió solidaridad con quienes trabajan en la planta: “No es lindo abrir una bolsa de basura y encontrarse con todo mezclado y sin valor para reciclarlo”. Al mismo tiempo, reconoció que hay personas que se toman el trabajo de acercar el material seco hasta la planta, de forma voluntaria.
“El vecino debe tener en cuenta que esto es una cadena de favores. Nosotros le hacemos el favor a la sociedad de cuidar el medioambiente reciclando, y que los vecinos entiendan que lo que ellos tiran representa el sueldo de nosotros”, concluyó Ortega.

Para erradicar microbasurales

 

En varios sectores de la ciudad, donde las condiciones estructurales hacen difícil el acceso de camiones recolectores, comenzaron a trabajar microempresas sociales de higiene urbana (se sumaron 270 puestos de trabajo) dedicadas a reunir los residuos generados por los vecinos, luego acercarlos a un punto estratégico, para que finalmente el municipio los junte y los traslade al relleno sanitario. 

 

“La higiene urbana que estamos haciendo en 27 barrios, junto con asociaciones, es otra de las puntas del ovillo que no se podía desentrañar. Porque todos los barrios que están fuera de la zona más formal de la ciudad, que son los que menos infraestructura tienen o están menos desarrollados”, comentó el secretario de Ambiente municipal, y precisó que para la higiene interna de estos barrios, los miembros de cada asociación llevan la basura a un punto seguro para que los camiones del municipio puedan depositarlo en el relleno sanitario.

 

“En el primer mes sacamos 90 toneladas y en el tercero 240 toneladas. De esa forma, evitamos la creación de microbasurales y empiezan a desaparecer los que ya estaban. Y en esos mismos lugares, las asociaciones arman una plazoleta o una canchita de fútbol”, valoró el funcionario.

El 90% de los hogares no separa la basura

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Tomás Rico


Temas:

Además tenés que leer:



De bartender "top" a vender verdura, o la resiliencia para subsistir ante todo - El mensaje del conocido bar tender es claro para aquellas personas que no pudieron continuar con su trabajo por la pandemia: "Hay que hacer el ejercicio de ´resetear´ la compu y redescubrirse con otra cosa, con otra actividad". -
Área Metropolitana
Un cumpleaños y un partido de fútbol  motivaron la intervención policial -  -
Sucesos
Imputaron a los incendiarios de barrio El Pozo - Los implicados fueron detenidos en Bulevar Pellegrini y San Jerónimo. -
La producción industrial en la provincia cayó casi 11% en junio - La industria está en niveles del año pasado. -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas