https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 23.11.2021 - Última actualización - 17:45
17:39

Elección presidencial chilena

La ultraderecha y la izquierda de Chile salieron en busca del voto del centro para llegar a La Moneda

Tanto el ultraderechista José Antonio Kast (que obtuvo el 27,9% de los sufragios), como el izquierdista Gabriel Boric (que consiguió el 25,8%), iniciaron "la caza" de los votantes no definidos abiertamente por ellos y del altísimo porcentaje de chilenos que no participaron del acto electoral del pasado domingo. Los nombrados disputarán el ballotaje definitorio del próximo 19 de diciembre.

 Crédito: Agencia
Crédito: Agencia

Crédito: Agencia

El Litoral en Google News



Elección presidencial chilena La ultraderecha y la izquierda de Chile salieron en busca del voto del centro para llegar a La Moneda Tanto el ultraderechista José Antonio Kast (que obtuvo el 27,9% de los sufragios), como el izquierdista Gabriel Boric (que consiguió el 25,8%), iniciaron "la caza" de los votantes no definidos abiertamente por ellos y del altísimo porcentaje de chilenos que no participaron del acto electoral del pasado domingo. Los nombrados disputarán el ballotaje definitorio del próximo 19 de diciembre. Tanto el ultraderechista José Antonio Kast (que obtuvo el 27,9% de los sufragios), como el izquierdista Gabriel Boric (que consiguió el 25,8%), iniciaron "la caza" de los votantes no definidos abiertamente por ellos y del altísimo porcentaje de chilenos que no participaron del acto electoral del pasado domingo. Los nombrados disputarán el ballotaje definitorio del próximo 19 de diciembre.

Con la totalidad de los votos escrutados en Chile, la carrera hacia La Moneda, sede del gobierno chileno, parece tener un final abierto. En dicho contexto, tanto el candidato de la ultraderecha, José Antonio Kast (que obtuvo el 27,9% de los sufragios), como el de la izquierda, Gabriel Boric (25,8%), quienes van a disputar el balotaje del próximo 19 de diciembre, salieron "a la caza" de los votos de centro y del altísimo porcentaje de chilenos que no participaron de las elecciones del pasado domingo.

 

Pese a la polarización del proceso eleccionario, particularmente en el último mes, el 47,3% de participación confirmó la tendencia a la baja que registra el país donde desde el 2009 (59,6%) no hubo ninguna elección presidencial con una afluencia mayor al 50% y donde el récord se produjo en el plebiscito de 1989 (92,4%) que inició el período posdictadura. Esta elección, incluso, contó con menos participación que el plebiscito del año pasado (50,95%), lo que equivale a más de 500.000 electores menos en la jornada del reciente domingo.

 

Así, en unos comicios repletos de sorpresas, una de las notas sobresalientes fue el resultado del candidato Franco Parisi (12,8%), del Partido de la Gente, que igualó al oficialista Sebastián Sichel del Pacto Chile Podemos Más y venció a bloques de partidos históricos sin poner un pie en Chile ni participar de los debates.

 

 

 

 

 

 

Una vez consolidados los resultados, los candidatos excluidos de la segunda vuelta iniciaron una maratón de declaraciones, varias de ellas herméticas, en clave interna, o sujetas a interpretaciones, que dieron inicio al complejo ajedrez de alianzas y pactos que definirán al futuro mandatario. Durante la jornada electoral del domingo también se votó por la renovación completa de la Cámara de Diputados (155) y por 27 senadores que se sumarán en marzo a los otros 23 que siguen en ejercicio.

 

Los resultados que arrojó la votación constituyeron un Congreso prácticamente empatado entre la izquierda y derecha, lo que implica un futuro complicado para el Gobierno del presidente que sea electo el próximo 19 de diciembre.

 

Reconocimiento del oficialismo

 

El primer candidato presidencial en reconocer la derrota fue Sichel, referente del oficialismo, quien ha sido crítico de Kast, aunque ahora se abre a acercar posiciones con el candidato ultraderechista. "Si algo es evidente es que por la candidatura de izquierda no voy a votar", afirmó Sichel, sin dejar de agregar que tiene "diferencias programáticas" con Kast, aunque se mostró "dispuesto a conversar hacia adelante".

 

Yasna Provoste, del Nuevo Pacto Social que reunió democristianos, socialistas y otros grupos de la Ex-Concertación, llamó "a no permitir el avance del fascismo que representa Kast", pero adelantó que su fuerza será oposición en el próximo gobierno, y no fue explícita en un eventual llamado a apoyar a Boric.

 

 

 

 

 

 

El candidato Marco Enríquez-Ominami, que quedó sexto con un 7,6% de los sufragios, fue quien más claramente salió en apoyo de Boric, aunque advirtió a este último lo siguiente: "Si usted no une, si usted sigue intransigente, perderemos". El candidato de Unión Patriótica, Eduardo Artés, que terminó séptimo en la contienda con un 1,5% de las preferencias, aseguró que combatirá el "fascismo de Kast", pero declinó respaldar a Boric.

 

Con la tranquilidad del triunfo y buenas perspectivas, el triunfador de la jornada, el pinochetista confeso Kast, hizo un gesto a los adherentes de Provoste y Parisi (quinto y tercer lugar, respectivamente) y aseguró que quiere "recoger todo lo positivo de esos proyectos". A nivel país, el ultraderechista triunfó en 223 comunas de las 345 en total.

 

En tanto, con un acto que buscó esconder el impacto del inesperado resultado, Boric largó un discurso fundamentalmente dirigido a sus bases y sentenció: "No va a ser la primera vez que partimos desde atrás. Lo hicimos cuando luchamos por la educación; lo hicimos cuando rompimos el sistema binominal; lo hicimos cuando juntamos las firmas y cuando fuimos a la primaria".

 

"La segunda vuelta va a ser estrecha, pero estoy seguro de que vamos a ganarla. No vengo a hablar contra el otro candidato, venimos a ser los voceros de la esperanza y el diálogo. La cruzada es que la esperanza le gane al miedo", planteó el también diputado de Convergencia Social, quien se impuso en 88 comunas del país.

 

El panorama en el Senado y en Diputados

Las elecciones chilenas incluían también la renovación parcial del Senado, que quedó con 23 senadores electos pertenecientes al bloque de centroizquierda y del Frente Amplio, más dos independientes más cercanos a la izquierda, sumado a otros 25 partidarios del Pacto Republicano y Chile Podemos Más.
Dentro de los senadores electos destaca Fabiola Campillai, la mujer que perdió la visión tras recibir el impacto de una bomba lacrimógena en la cara durante una protesta, quien participó como independiente y fue la candidata más votada en la Región Metropolitana.
Por su parte, la Cámara de Diputados renovó sus 155 escaños y el resultado fue similar a lo ocurrido en el Senado, ya que la izquierda y centroizquierda retroceden de 82 diputados a 73 electos en esta ocasión. La derecha sumó 68 diputados electos, lo que implica una baja respecto a los 72 parlamentarios con los que contaban en el periodo previo a la elección, sin embargo, hay un mayor equilibrio en la cámara baja.
Los 14 cupos restantes se consideran sin identificación con estos bandos, en especial los 6 electos del Partido de la Gente, quienes serán claves en la Cámara baja. El próximo presidente no tendrá mayoría en la Cámara de Diputados y no podrá llegar por sí solo a los 93 votos requeridos para aprobar normas constitucionales.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Coronavirus